Actualidad

Conoce las últimas noticias de Incorpora en tu territorio y la información más relevante de cada comunidad.

El programa Incorpora Castilla y León ha ayudado a 10 personas a crear su propio negocio

El programa Incorpora Castilla y León ha ayudado a 10 personas a crear su propio negocio

El proyecto de autoempleo de El Puente, una de las entidades colaboradoras del programa Incorpora en Castilla y León, ha facilitado la creación de 10 negocios en la comunidad. La puesta en marcha de un negocio se plantea, así, como una nueva salida para las personas en riesgo de exclusión social que no logran encontrar un empleo, gracias a la ayuda que reciben del programa desde el primer momento.

“Las personas que se encuentran en riesgo de exclusión social o situación de vulnerabilidad pueden llegar a padecer achaques en su salud mental, en forma de depresión o ansiedad. Una situación de paro prolongado puede derivar en una fase de depresión. Y nosotros trabajamos para evitarlo”, afirma Daniel Cembrero, responsable del servicio de orientación laboral de El Puente.

A cada persona que se interesa por este servicio se le da un itinerario personalizado en el que se incluye asesoramiento legal sobre qué tipo de sociedad crear, cómo hacer un estudio de mercado o cómo contactar con proveedores, entre otras acciones clave para los inicios de cualquier empresa.

“No veía solución a demasiados meses de paro”

Una de las ideas de negocio que se han llevado a cabo gracias a El Puente ha sido la pollería Mamma Pía, que abrió sus puertas el pasado 28 de diciembre en Valladolid en manos de Rosa Crespo, una usuaria del programa Incorpora de 43 años y ex parada de larga duración, que confiesa que “no veía la solución a demasiados meses en paro. Estuve mirando por internet y descubrí el programa El Puente. Vi que me podían echar una mano y me puse en contacto con ellos”, explica.

Rosa había encadenado muchos contratos con “fecha de caducidad” y estaba cansada de no encontrar la estabilidad que necesitaba. “Trabajé de teleoperadora, en empresas de reciclaje, como auxiliar administrativa, en una fábrica de quesos…”, relata. Ahora regenta un negocio que le ha devuelto las ganas de trabajar, donde tiene una pizarra con un mensaje diferente lleno de positivismo cada semana. Esta toca “Sonríe, que la vida vuela”, una premisa que ella practica cada día en su nuevo negocio.

Compartir:

linkedin