“Lo mejor de ser técnico Autoempleo Incorpora es poder ayudar a otros”

“Lo mejor de ser técnico Autoempleo Incorpora es poder ayudar a otros”

Josep Ensenyat es técnico Autoempleo en la Fundació Gentis, entidad colaboradora del programa Incorpora

Uno de los casos más frecuentes con los que se encuentran en su día a día los técnicos Autoempleo Incorpora es cuando los usuarios llegan al programa con una idea de negocio, pero sin saber cómo desarrollarla.

Por esta razón, para orientarles en su camino hacia el emprendimiento, resulta esencial la figura del técnico Autoempleo Incorpora, que ofrece asesoramiento a los futuros empresarios. Josep Ensenyat es uno de estos técnicos que, desde el Punto de Autoempleo Incorpora (PAI) gestionado por la entidad Gentis en Girona, acompañan a los emprendedores en su aventura empresarial y les ayudan a llevar a cabo su idea de negocio.

Hoy nos cuenta cómo trabajan desde el PAI por la integración laboral de los más vulnerables, cuál es la metodología en la que se basan a la hora de elaborar los diferentes itinerarios de inserción y cuáles son los aspectos más positivos de ser técnico Autoempleo Incorpora.

Autoempleo Incorpora, haciendo realidad las ideas de negocio de los más vulnerables

Desde hace ya más de seis años, Josep Ensenyat ayuda a promover la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión gracias a su puesto como técnico Incorpora. A pesar de que Josep comenzó a trabajar con el programa como técnico de empresas, puesto en el que se ocupaba de la coordinación con las diferentes empresas, desde hace dos años ejerce como técnico Autoempleo Incorpora, acompañando a todas aquellas personas que desean hacer realidad su negocio soñado.

Centrándonos en su trabajo actual, como técnico Autoempleo Incorpora, Josep se encarga de fomentar la empleabilidad de los más vulnerables a través del autoempleo y el emprendimiento. Para ello, en el programa emplean una metodología que se basa, esencialmente, en la atención personalizada. Esta metodología, que permite hacer realidad la idea de negocio de aquellas personas que no cuentan con los conocimientos empresariales necesarios para ello, se divide en cuatro fases: acogida, preparación, creación y consolidación.

El itinerario de autoempleo del programa Incorpora

La primera fase, la acogida, es una toma de contacto en la que usuario y técnico Autoempleo Incorpora se conocen, concretan las competencias laborales de la persona usuaria y hacen una primera evaluación del proyecto.

Durante la fase de preparación, se forma al usuario según sus necesidades y se elabora el plan de empresa una vez se ha confirmado la viabilidad del proyecto.

En la tercera fase, la creación, se definen cuestiones específicas del negocio y, tras ello, se pone en marcha la actividad.

Por último, cuando la empresa ya está creada y ha comenzado su actividad, en la fase de consolidación se hace un seguimiento de ésta, en la que el usuario sigue recibiendo el apoyo del programa Incorpora. Esta fase no tiene una fecha límite, pues el usuario siempre que tenga una duda puede recurrir a los técnicos Autoempleo Incorpora para resolverla.

Además de ofrecer acompañamiento a aquellos emprendedores que desde el comienzo tienen claro que desean comenzar en el mundo del autoempleo, Josep también trabaja con usuarios de los Puntos de Formación Incorpora, en charlas informativas sobre el programa Autoempleo Incorpora.

Promoviendo el emprendimiento entre las personas en riesgo de exclusión

A pesar de tratarse de un trabajo muy gratificante, Josep nos cuenta que también se encuentra con situaciones complicadas: “Lo más difícil es cuando un usuario debe aceptar que su idea de negocio no es viable. Soy consciente de la ilusión que tienen, pero también del riesgo que corren las personas que deciden emprender. Por ello, siempre intento que trabajen sus expectativas de la manera más realista posible”. Y cuando un negocio no puede llevarse a cabo por asuntos de viabilidad, los técnicos del PAI buscan posibles alternativas de negocio con el fin de que la persona alcance la inserción.

Pero, como confiesa Josep, todas estas situaciones valen la pena cuando la persona en riesgo de exclusión consigue su objetivo. “El programa Incorpora contribuye a la mejora de la empleabilidad de las personas que participan en sus itinerarios de orientación laboral, formación y autoempleo”, nos explica.

Desde su creación, el programa Autoempleo Incorpora ha facilitado la inserción laboral de cientos de personas en riesgo de exclusión a través de la creación de empresas en todo el territorio.

Compartir:

linkedin