“Ahora, más que nunca, veo la importancia del programa Incorpora porque seguimos apoyando a empresas y usuarios desde el confinamiento”

“Ahora, más que nunca, veo la importancia del programa Incorpora porque seguimos apoyando a empresas y usuarios desde el confinamiento”

Conocemos cómo la Fundación Marianao, entidad del Grupo Incorpora Barcelona, continúa su trabajo desde casa. Raquel Lozano, técnica de inserción, nos da las claves del apoyo que están dando a empresas y usuarios durante estas semanas de confinamiento y reflexiona sobre el papel del programa Incorpora en momentos tan inusuales como el que estamos viviendo.

La Fundación Marianao lleva trabajando con el programa Incorpora casi desde los inicios de la iniciativa laboral de ”la Caixa”. “En el 2007 nos embarcamos en esta gran aventura y, actualmente, seguimos al pie del cañón, apostando por la inclusión laboral de los más vulnerables a través de oportunidades laborales como vehículo de vida”, resume la técnica de inserción.

Raquel hace de nexo de unión entre las necesidades del tejido empresarial y los usuarios que tienen dificultades para encontrar un empleo en la localidad de Sant Boi y alrededores. “En mi día a día presto orientación, asesoramiento, apoyo, intermediación… y siempre intento hacerlo con profesionalidad y calidad en el servicio”, relata la técnica Incorpora.

Atención cercana en la distancia

Uno de los grandes cambios que han sufrido las entidades Incorpora con la irrupción de la crisis de la COVID-19 es la supresión de las reuniones presenciales con usuarios y empresas. Sin embargo, esto no ha hecho más que reforzar otros recursos con los que cuentan los profesionales Incorpora para mantener el contacto en la distancia: “Inevitablemente nuestra manera de trabajar ha cambiado”, explica Raquel, a lo que añade: “Hemos pasado a realizar todas las funciones como técnicos de inserción desde el confinamiento y utilizando el teletrabajo como medio y recurso. Pese a ello, seguimos en contacto con todas las empresas que tienen contratados a usuarios del programa Incorpora”.

Ante esta adaptabilidad del trabajo de los técnicos, la profesional Incorpora comenta que, pese a que el trabajo ha cambiado, no se detiene: “Seguimos dando, aunque de otra manera, apoyo incondicional a nuestros usuarios, ya sea por vía telefónica, WhatsApp, correo electrónico… Nuestro objetivo principal es seguir estando presentes en la inserción laboral de estas personas en riesgo de exclusión social, pero esta vez desde la distancia”. Tanto es así que Raquel explica que la intermediación laboral sigue su curso: “Continuamos potenciando las competencias de cada persona, continuamos con la escucha activa para resolver dudas e incidencias y, por eso, lo más importante para nosotros es seguir estando de la mano de nuestros usuarios y usuarias”, comenta con convicción.

Una situación con pros y contras

“Durante estas semanas de teletrabajo seguimos poniendo todo nuestro esfuerzo por continuar, en la medida de lo posible, con la actividad habitual”, empieza comentando Raquel cuando le preguntamos sobre las particularidades de trabajar en tiempos de coronavirus. “Hemos continuado intermediando en aquellas ofertas que han surgido y para las que tenemos perfiles disponibles, orientando en la distancia a los usuarios”, añade.

Además, comenta que, pese a ser una situación excepcional que afecta en mayor o menor medida a todos, desde la entidad han sabido ver la parte positiva: “Es muy gratificante hacer nuestro trabajo en otras condiciones que no son las habituales y ver que, sin embargo, podemos adaptar los medios disponibles para poder llegar de una manera u otra a todas aquellas personas que más lo necesitan”.

Pese a la visión optimista de Raquel, también confiesa que hay aspectos que no son tan amables durante el confinamiento: “Lo más difícil ha sido percibir el ánimo de las personas vulnerables, ya que, al margen de encontrarse en una situación laboral y económica precaria, algunas se han visto afectadas por el coronavirus de manera directa o indirecta: el fallecimiento de un familiar del que no se han podido despedir, la preocupación de empezar a tener síntomas y no saber qué hacer o muchas otras situaciones complicadas que me han transmitido buscando soporte emocional”.

La técnica no quiere perder la oportunidad de valorar la actitud solidaria que están mostrando algunos de los usuarios al ofrecerse para trabajar en sectores donde el riesgo es alto, como son los centros hospitalarios. En concreto, Raquel explica que, durante estas semanas, ha estado trabajando en la inserción laboral de una usuaria en el sector sociosanitario que, pese a la gravedad de la situación, siempre se mostró dispuesta a trabajar y ofrecer sus servicios a uno de los colectivos más afectados por el coronavirus: las personas mayores. “Solo puedo admirar a todas estas personas que están en primera línea de batalla, y cuya su profesión y vocación es lo primero”, comenta la técnica.

Aunque tuvo algunas reticencias iniciales, la trabajadora se mostró firme en su decisión y empezó a trabajar en la residencia que le ofreció una oportunidad laboral tan pronto como pudo: “Pese a que he tenido algunas dudas al principio, sobre todo porque tengo hijos pequeños, me sentiría muy mal estando en casa cuando puedo estar ayudando en una situación así. Voy a tomar todas las medidas necesarias para protegerme a mí y a los míos, pero a la vez ayudar a aquellos que más lo necesitan”.

Trabajos que dan vida

“En estos días reflexiono y pienso que el programa Incorpora lleva más de 13 años dando oportunidades a personas vulnerables dentro del mercado laboral y viendo cómo esos trabajos les dan vida”, comenta la técnica de la entidad del Grupo Incorpora Barcelona.

Raquel se siente satisfecha del trabajo desarrollado durante estas semanas de confinamiento y admite que cada vez es más consciente de la necesidad de iniciativas como el programa en tiempos difíciles: “Ahora, más que nunca, veo la importancia del programa Incorpora. Todas las tareas que realizamos diariamente son valiosas de una u otra manera y, por eso, es imprescindible que las sigamos haciendo, aunque sea en la distancia”, comenta la técnica, y concluye: “En definitiva, ¡seguimos apostando por el apoyo desde el confinamiento!”.

Compartir:

linkedin