“A pesar de mi edad, y contra todo pronóstico, he conseguido un empleo como auxiliar de servicios”

“A pesar de mi edad, y contra todo pronóstico, he conseguido un empleo como auxiliar de servicios”

Nora en las instalaciones que Sinpromi tiene en Santa Cruz de Tenerife.

Nora se encontraba en situación de desempleo cuando decidió acudir a Sinpromi para reconducir su vida laboral. Hoy hablamos con ella y con Victoria Bencomo, la técnica de inserción laboral que le ha orientado, sobre el camino recorrido y sus aprendizajes hasta conseguir su objetivo: un puesto de trabajo.

Nora llevaba un tiempo buscando un empleo, pero nadie le ofrecía una oportunidad laboral: “Nunca había logrado concertar una entrevista”, confiesa cuando se le pregunta por su situación antes de llegar a la entidad del Grupo Incorpora Canarias Sinpromi. “Recurrí al programa Incorpora debido a la dificultad que tenía de conseguir un empleo pese a mi currículo”, aclara la usuaria.

Victoria, su técnica de referencia de Sinpromi, explica la hoja de ruta que se siguió con Nora: “Con ella aplicamos los principios del Método Incorpora junto a la metodología de soporte y apoyo que desarrollamos desde Sinpromi” y añade: “Definimos un plan de desarrollo por fases, analizamos su realidad social y económica, además de sus intereses y motivaciones”.

De esta manera, se pudo definir un itinerario sociolaboral que se ajustara totalmente a las necesidades de Nora, pero también a la realidad del mercado laboral, ofreciendo a la usuaria alternativas viables y realistas de acuerdo a su situación. “Hemos trabajado su imagen profesional”, concreta Victoria.

La técnica de inserción relata que se tuvieron en cuenta varios factores para definir un plan de acción: “Valoramos su formación, experiencia, causas de sus cambios laborales y analizamos su realidad para desarrollar apoyos que facilitaran su inserción laboral”.

Así, Victoria explica que en el caso de Nora se definieron unos objetivos a cumplir a corto/medio plazo con fechas concretas para hacer un seguimiento integral. “Le dimos soporte telefónico y también presencial para que pudiera alcanzar estos objetivos”, aclara.

Por su parte, Nora agradece el apoyo que ha supuesto Victoria para ella: “La relación con la técnica ha sido magnífica. Me ha orientado y apoyado en todo momento, aclarando todas mis dudas durante el proceso”.

La formación como puente para la inserción laboral

Finalmente, tras un análisis exhaustivo de la situación de Nora y valorar diversas opciones, desde Sinpromi se le recomendó realizar el Curso de Auxiliar de Servicios que, como todas las formaciones desarrolladas en los Puntos de Formación Incorpora, combina aprendizajes teórico-prácticos para conseguir una rápida inserción laboral de sus alumnos.

Tras la formación, llegó la oportunidad laboral para Nora: “A pesar de mi edad, y contra todo pronóstico, he conseguido un empleo como auxiliar de servicios”, explica orgullosa la usuaria, y recuerda: “Victoria me ayudó en la preparación de las entrevistas para que pudiera destacar mis puntos fuertes y me motivó para conseguir mis metas”.

Por su parte, la técnica explica que, tras la inserción laboral de Nora en una empresa de seguridad, sigue haciendo un seguimiento regular para poder facilitar su adaptación al puesto del trabajo lo más ágilmente posible y, de esta manera, garantizar la satisfacción de ambas partes (empresa y trabajadora).

La experiencia es un grado

Uno de los frenos con los que se encontraba Nora a la hora de buscar un empleo era el edadismo, o lo que es lo mismo, la discriminación por edad que normalmente padecen las personas mayores de 45 años. Sin embargo, desde Sinpromi, en vez de verlo como una dificultad, lo potenciaron para que fuera una ventaja más en su currículum.

“Su edad la hemos valorado como una oportunidad que ofrece madurez, seguridad y experiencia con el cliente”, explica la técnica de inserción. Además, destaca que en este caso en concreto la usuaria ha roto con sus propias creencias que podían estar limitando su búsqueda laboral de nuevas opciones, aumentando así sus opciones de empleabilidad.  

Nora no disimula su satisfacción al haber conseguido un empleo y confiesa que, al principio, también vio su edad como una dificultad añadida. Así valora su situación actual: “Me quedo con la satisfacción de que me hayan empleado y haya logrado mis objetivos al lograr un trabajo digno. Estoy muy agradecida al programa Incorpora por ello”.

Tras su paso por el programa Incorpora, la trabajadora explica que se siente “útil y realizada como persona”. “Mi jornada laboral es de 20 horas a la semana. Me encanta el trato con el cliente y estoy muy contenta”, concluye.

Compartir:

linkedin