Doce usuarios del programa Reincorpora participan en un servicio a la comunidad con personas mayores dependientes

Doce usuarios del programa Reincorpora participan en un servicio a la comunidad con personas mayores dependientes

Doce internos del Centro Penitenciario de Ceuta, todos ellos participantes en el programa Reincorpora, han realizado dos servicios a la comunidad con personas mayores dependientes de la Casa Familiar de la Fundación Cruz Blanca, situada en la misma ciudad.  

En el primero de ellos, nueve de los internos compartieron una sesión de hortoterapia con los mayores del centro con el objetivo de mejorar el huerto que tienen en la Casa Familiar tras el paso del verano. Los internos y las personas mayores dependientes trabajaron juntos la tierra y plantaron semillas de verduras y hortalizas de cara al nuevo curso.

La hortoterapia supone un método terapéutico que se vale del cultivo de los huertos como eje central para tratar aspectos físicos y psicológicos a través de técnicas de jardinería, juegos y manualidades. Además de utilizarse en centros de personas mayores, como en este caso, es una técnica muy utilizada en colegios y centros terapéuticos.

En el segundo servicio a la comunidad, en el que participaron los 12 internos, estos compartieron una sesión de meditación y yoga en la playa con las personas mayores dependientes del mismo centro,

Durante esta jornada, los internos pudieron acompañar a los mayores en un espacio de relajación que ha beneficiado a ambas partes por igual al darles la oportunidad de socializarse en un entorno diferente y desconectar de su rutina diaria.

Los servicios a la comunidad han sido gestionados por la entidad Incorpora Fundación Cruz Blanca de Ceuta y se han llevado a cabo como parte del itinerario de integración sociolaboral que impulsa el programa Reincorpora en colaboración con el Ministerio del Interior, a través de la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo.

Además, los internos no han sido los únicos participantes en estas dos iniciativas, sino que cinco alumnos del Punto de Formación Incorpora de Ceuta también han colaborado en este servicio a la comunidad.

Jornadas para reforzar valores

Ambas jornadas han tenido múltiples beneficios tanto para las personas privadas de libertad como para las personas mayores dependientes. Así, los internos han podido potenciar su espíritu solidario y trabajar habilidades sociales para su posterior reinserción en la sociedad. Además, este tipo de iniciativas les ayudan a reforzar su autoestima y percibir que pueden colaborar de forma altruista con la comunidad que les rodea.

Otros de los aspectos que los internos refuerzan en este tipo de actividades son la capacidad de trabajo en equipo, de gestión, de autocontrol y de organización, además de desarrollar su empatía. A su vez, estas actividades ayudan a romper estereotipos y a trabajar la inclusión de los internos.

Servicios a la comunidad para la integración sociolaboral

Los servicios a la comunidad son solo una de las fases por las que pasan los internos del programa Reincorpora. Así, cada usuario del programa recibe un acompañamiento integral acorde a sus necesidades que puede pasar por diferentes fases, como la formación, las prácticas no laborales y, en última instancia, el paso al programa Incorpora, donde se facilita su integración laboral.

Solo durante el 2018, más de 21.500 personas privadas de libertad se beneficiaron de los 155 servicios a la comunidad del programa Reincorpora.

Compartir:

linkedin