5 usuarios del programa Reincorpora de Cantabria realizan un taller sensorial con personas mayores con Alzheimer

5 usuarios del programa Reincorpora de Cantabria realizan un taller sensorial con personas mayores con Alzheimer

Cinco internos del Centro de Inserción Social José Hierro de Santander y usuarios del programa Reincorpora de Cantabria han participado en un voluntariado con personas mayores del Centro de Día Luz de Luna de Santander. La actividad ha consistido en un taller sensorial especialmente pensado para reforzar los sentidos de los beneficiarios del centro, entre los que se encuentran enfermos de alzhéimer.

La iniciativa, que ha recibido el nombre de Sentidos a flor de piel y ha tenido una duración de 2 horas, se ha desarrollado a través de diferentes actividades sensoriales que han servido para estimular los sentidos y mejorar sus capacidades cognitivas, conductuales y emocionales.

En este caso, los asistentes al taller han realizado diferentes dinámicas, como una cata de olores de especias, un juego de memoria con refranes populares o manipulación de barro para hacer diferentes formas y estimular el sentido del tacto y la vista, entre otras.

La actividad ha sido gestionada por la entidad Asociación Evangélica Nueva Vida, del Grupo Incorpora Cantabria, como parte del itinerario sociolaboral de los usuarios del programa Reincorpora. Este taller les ha permitido poner en práctica aprendizajes adquiridos a lo largo de su paso por la iniciativa de ”la Caixa” y fortalecer actitudes y valores, además de incentivar la participación social, el trabajo en equipo y el compromiso cívico con la comunidad.

Durante la sesión también ha habido tiempo para una actuación musical a cargo de una de las usuarias del programa Reincorpora, que ha cantado para las personas del centro de día.

Un voluntariado con múltiples beneficios

El taller sensorial ha tenido múltiples objetivos que han beneficiado tanto a los usuarios del programa Reincorpora como a las personas mayores que han participado en la sesión. Por una parte, las personas privadas de libertad, además de potenciar su espíritu solidario, han podido reforzar su autoestima y la percepción de que son capaces de hacer algo positivo para la comunidad, como un voluntariado.

Asimismo, los participantes del taller gestionado por la Asociación Evangélica Nueva Vida han podido disfrutar del acompañamiento de personas externas a su rutina diaria mientras han realizado una actividad llena de dinamismo para ejercitar sus sentidos.

Un primer paso hacia la reinserción social y laboral

Este servicio a la comunidad es solo una de las iniciativas que se proponen a las personas privadas de libertad desde que entran a formar parte del programa Reincorpora hasta que consiguen una plena inserción social y laboral.

Además de este tipo de actividades, los usuarios de Reincorpora reciben un acompañamiento totalmente personalizado de acuerdo con su formación, preferencias y necesidades que les facilita la vuelta al mundo laboral. Tanto es así que 3 de cada 4 participantes del programa consigue un contrato tras su paso por Reincorpora.

Compartir:

linkedin