Actualidad

Conoce las últimas noticias de Incorpora en tu territorio y la información más relevante de cada comunidad.

“Lo mejor del programa Incorpora es el apoyo y el acompañamiento que se les da a las personas”

“Lo mejor del programa Incorpora es el apoyo y el acompañamiento que se les da a las personas”

Isabel Sancho, técnica de Inserción en Reincorpora, orienta a un usuario del programa.

La inserción laboral es uno de los temas que más inquietan a aquellas personas que, por diferentes circunstancias, se encuentran cumpliendo la última fase de su condena. La incertidumbre, la inseguridad y la preocupación se convierten en una constante para ellas, ya que desconocen la situación a la que se van a enfrentar tras su paso por un centro penitenciario.

Por este motivo, el programa Reincorpora, iniciativa de la Fundación Bancaria ”la Caixa” que facilita la reinserción sociolaboral de las personas privadas y exprivadas de libertad, ofrece a los internos la oportunidad de construir un futuro diferente y plenamente integrado en la sociedad a través de itinerarios personalizados.

Uno de los recursos fundamentales de estos itinerarios es, sin duda, el apoyo, la orientación y el seguimiento que los usuarios reciben por parte de los técnicos Reincorpora durante todo el proceso de inserción sociolaboral. Técnicos como Isabel Sancho, técnica Reincorpora de la Fundación Rondilla, quien a lo largo de sus seis años de experiencia en el mundo de la inserción laboral ha acompañado a cientos de personas en su camino hacia la integración. Hablamos con ella para que comparta con nosotros su experiencia con el programa.

Los técnicos Reincorpora, figura clave en la inserción sociolaboral

Mucho ha cambiado el programa Reincorpora desde que Isabel comenzó a trabajar con él, en el 2012. Por entonces, el programa se dedicaba a impulsar la inserción laboral de personas privadas de libertad que convivían en centros de inserción social. Hoy en día, tras la puesta en marcha de la iniciativa InOut, Reincorpora ha ampliado sus servicios hasta ofrecer formación en los propios centros penitenciarios a los internos que se encuentran cumpliendo la fase final de su condena.

Durante todo este tiempo, Isabel ha tenido la oportunidad de conocer las historias de personas pertenecientes a diversos colectivos en situación de exclusión: desde mayores de 45 años hasta jóvenes, exdrogodependientes o casos de violencia de género, entre otros.

Este contacto con personas tan distintas, con historias y experiencias muy diferentes, es para Isabel lo mejor de trabajar en el programa Reincorpora. “Ir viendo día a día cómo van aplicando lo aprendido y conocer a personas que consiguen motivarse, que le echan mucho valor a la vida y que están dispuestas a corregir errores anteriores y tirar hacia adelante, sin duda es lo mejor de mi trabajo”, afirma Isabel. De hecho, recuerda con especial cariño una de las muchas historias de éxito de las que ha formado parte durante estos años: “Recuerdo especialmente el caso de un joven que no tenía claro cuál era su motivación, ni siquiera si estaba dispuesto a trabajar. A lo largo del tiempo, he seguido teniendo contacto con él y, a día de hoy, no solo ha demostrado ser un buen trabajador, sino que ha decidido colaborar con el programa Reincorpora facilitando la contratación de varios usuarios”, cuenta Isabel.

Superando los prejuicios de la exclusión sociolaboral

A pesar de los éxitos alcanzados a través del programa, Isabel nos cuenta que, desafortunadamente, la reinserción es todavía un tema tabú para algunos sectores de la sociedad. “Tras la contratación, cuando los usuarios comparten su situación con los compañeros de trabajo, en ocasiones se activan alarmas innecesarias, ya que, como colectivo, en ciertos ambientes las personas exprivadas de libertad pueden ser estigmatizadas”, nos comenta Isabel.

Por ello, la labor de iniciativas como el programa Reincorpora es esencial para seguir avanzando hacia la normalización y la facilitación de la entrada al mundo laboral de personas en riesgo de exclusión. Como afirma Isabel: “Lo mejor que el programa aporta a la sociedad es el apoyo y el acompañamiento tan grande que se les da a las personas en su proceso de salida al exterior.”

Esta técnica castellanoleonesa sabe que el camino para lograr esta meta no es sencillo, pero los buenos resultados obtenidos con el programa en la Fundación Rondilla son un aliciente para seguir hacia adelante. “En el 2017 logramos un 77% de inserciones laborales, superando los objetivos previstos. Estas exitosas cifras nos permiten ver que cada año vamos mejorando y espero poder seguir en esta misma línea de trabajo”, cuenta, orgullosa, Isabel.

Compartir:

linkedin