“Ha sido una oportunidad para empezar de nuevo”

“Ha sido una oportunidad para empezar de nuevo”

Hoy conocemos de cerca el caso de Manuel, una persona privada de libertad, que a través del programa Reincorpora y pre-Reincorpora ha logrado formación, un contrato laboral y una nueva visión de su vida fuera del centro penitenciario. Hablamos con él y con la técnica Reincorpora que le ha acompañado en todo el proceso.

“Aunque no fue hasta el 2019 cuando empecé en el programa Reincorpora, todo el proceso empezó un año antes con pre-Reincorpora, cuando estaba en segundo grado”, empieza explicando Manuel. El interno conoció la iniciativa gracias a un educador mientras realizaba actividades en el centro penitenciario de Zuera y no dejó pasar la oportunidad: “El programa pre-Reincorpora me iba a ayudar en mi salida a nivel formativo y laboral”, concreta Manuel.

“Durante su paso por pre-Reincorpora, realizó tutorías individuales y actividades grupales para el desarrollo de habilidades sociales”, explica la profesional del programa Reincorpora que le ha acompañado, María. Durante esta primera fase, Manuel pudo reflexionar sobre las barreras con las que se encontraría al salir de prisión y las diferentes habilidades en las que debía trabajar para facilitar su inserción laboral en el futuro.

Una vez superada esta primera toma de contacto, se diseñó un itinerario personalizado para Manuel a través del cual conseguir sus metas sociales y laborales. Así lo explica María: “Posteriormente, ya en el Centro de Inserción Social (CIS) de Huesca, Rafael Salillas, se valoró su situación y, acorde a ella, se realizó el diagnóstico de empleabilidad para elaborar junto a él un plan de acción”.

Formación y contrato laboral

Una vez dentro del programa Reincorpora, Manuel realizó una formación de construcción en un Punto Formativo Incorpora. El curso tuvo una duración de 250 horas, divididas en 100 horas destinadas a habilidades sociales, 70 horas de formación técnica y 80 horas de prácticas no laborales en empresa. Dentro del bloque de competencias transversales, el interno trabajó aspectos como la comunicación, el trabajo en equipo, la gestión del tiempo o la inteligencia emocional, entre otros conceptos.

Así lo explica María: “Esta formación le ha permitido conseguir una formación adaptada a sus expectativas laborales, realizar unas prácticas no laborales en empresa y poder darse a conocer en el mundo laboral”.

Este tipo de formaciones se diseñan de acuerdo a las necesidades del mercado y con una visión muy práctica, de modo que la distancia entre los alumnos y el mundo laboral es mínima y los tiempos de inserción se acortan mucho. De esta manera, Manuel consiguió un contrato temporal en una empresa de la construcción una vez finalizada su formación, gracias, según palabras textuales de María, “al desarrollo profesional y las competencias que adquirió durante las prácticas”.

Crecimiento a nivel profesional, personal y social

Manuel explica que ha conseguido muchos logros gracias al acompañamiento integral de su técnica y el programa Reincorpora. “A nivel profesional he conseguido un diploma que acredita mi formación en el sector de la construcción”, comenta agradecido y añade: “Además, he conseguido el curso de prevención de riesgos laborales de 20 horas en albañilería y el curso específico de plataformas elevadoras de 6 horas. No lo hubiera podido conseguir sin su ayuda”.

Con media sonrisa, el interno confiesa: “Nunca pensaba tener nada profesional, ni aprender tanto como lo he hecho con este curso. Todo lo que sé, lo he aprendido aquí”. Sin embargo, no desmerece su voluntad y actitud frente a este aprendizaje: “Considero que no es algo que no sea merecido”.

Cuando habla de su familia, Manuel no puede evitar emocionarse: “El programa Reincorpora no solo me ha servido a mí, sino también a los míos. Ahora hay más unión familiar y aprovechamos más cada momento juntos”. Además, el interno comenta que el programa también le ha ayudado a reflexionar sobre el futuro, no solo el suyo, sino también el de su familia: “Valoro más el colegio y la educación. Te das cuenta de lo que no harías y ves lo que quieres para tus hijos”.

Por otra parte, Manuel explica que siempre ha sido una persona que ha evitado los conflictos y ha intentado ponerse en el lugar de los demás y ayudar cuando le ha sido posible. Esta actitud ante la vida, además, se ha visto reforzada tras su paso por el programa Reincorpora, donde las habilidades sociales, como la empatía o el trabajo en equipo, han formado parte del aprendizaje de su itinerario sociolaboral. “Ha sido una oportunidad para empezar de nuevo”, zanja.

Servicio a la comunidad 

Tras la formación, Manuel participó en un servicio a la comunidad que tuvo como objetivo incentivar su participación solidaria y desinteresada en la sociedad. En este caso el servicio ha consistido en la participación en una actividad de sensibilización sobre reciclaje y consumismo que, además, ha servido para dar visibilidad a parte del trabajo que realiza Carinsertas, la empresa de inserción de Cáritas Huesca, a través del rastrillo solidario. Este evento se ha celebrado en la nave industrial que posee la empresa, en la tienda Trobada muebles y en la vía pública, donde, además, se han llevado a cabo actividades de animación.

“Para que Manuel pudiera participar en este servicio del rastrillo solidario, ha tenido que trabajar en muchas de las tareas previas como la carga y descarga de materiales, el montaje, la planificación… y también en su desarrollo, a través de la sensibilización y atención al cliente y, por último, en la posterior recogida del rastrillo”.

Desde Carinsertas agradecen la participación de Manuel en esta iniciativa, donde consideran que ha sido “indispensable” para su desarrollo. “Siempre ha mostrado una gran predisposición, sentido del humor y atención”, resumen desde la empresa de inserción.

Transparencia y apoyo constante

El interno valora el apoyo recibido desde aquellos organismos que le han allanado el camino hacia la inserción social, como el programa Reincorpora. “La relación con todos ha sido muy buena. Desde el Centro de Inserción Social de Huesca me han respaldado en el desarrollo del programa, así como María, y el resto de sus compañeras de la Cáritas Diocesana Huesca, que siempre me han apoyado, tanto con temas que tenían que ver con Reincorpora como con los que no”.

Por su parte, la técnica explica cómo ha vivido su relación con Manuel: “La verdad que trabajar con él comenzó siendo un reto debido al bajo nivel formativo, pero desde el primer día siempre me lo ha puesto muy fácil por su forma de ser y su actitud en el día a día”, empieza explicando y añade: “Siempre ha estado muy abierto a aprender para superarse a sí mismo y eso ha hecho que siempre tuviera presente un ejercicio de reflexión personal muy profundo por su parte”.

Manuel agradece el asesoramiento recibido por parte de María, que ha estado apoyándole especialmente en los momentos más complicados: “He tenido momentos de agobio durante mi paso por el programa Reincorpora porque estaba haciendo demasiadas cosas a la vez y para mí era una cambio muy grande. Sin embargo, hablando con María, siempre acabábamos solucionándolo todo”. María cree que la conexión que ha habido entre ellos se ha conseguido gracias a la transparencia que ha mostrado desde el primer día, “esto ha ayudado a que el proceso fuera mucho más rico”, concluye.

“Ella siempre me ayudó desde el primer momento en todo lo que necesitaba y estaba pendiente de cada paso que íbamos dando. Me ha ayudado tanto en la orientación como en las gestiones, la formación y el empleo”, comenta sobre los aspectos en los que ha recibido apoyo por parte la técnica Reincorpora.

Manuel solo es una de las 3.158 personas privadas de libertad que atendió el programa Reincorpora el año pasado. Esta iniciativa tiene un alto ratio de inserciones, tanto es así que 3 de cada 4 personas participantes logran encontrar un empleo. En toda España en el 2019, el programa ha facilitado 1.878 inserciones laborales en 884 empresas contratantes.

Compartir:

linkedin