Ocho de los alumnos del curso de Auxiliar de Comercio de Fundación Ilundain retoman sus prácticas no laborales en Eroski

Ocho de los alumnos del curso de Auxiliar de Comercio de Fundación Ilundain retoman sus prácticas no laborales en Eroski

Toñi López, del Servicio de Contratación y Selección de Eroski Pamplona, dando algunas instrucciones a los alumnos que han iniciado las prácticas en la cadena de supermercados

Hace ya más de dos meses que los alumnos del curso de Auxiliar de Comercio del Punto de Formación Incorpora, gestionado por Fundación Ilundain Haritz Berri, tuvieron que suspender temporalmente sus clases presenciales. En aquel momento estaban a punto de empezar sus prácticas no laborales en empresas del sector, una fase que los alumnos esperaban con muchas ganas y motivación pero que se vio interrumpida por el decreto del estado de alarma y el consecuente confinamiento de la población.

Hoy, por suerte, y con Navarra inmersa en la fase 2, los alumnos han podido dar un pequeño paso hacia la “nueva normalidad”, y ocho de ellos ya han iniciado las prácticas no laborales en la cadena de Supermercados Eroski.

Las prácticas no laborales en la nueva normalidad

Al desafío que les supone a los alumnos aplicar los conocimientos teóricos adquiridos en un entorno real de trabajo, se les suma el reto añadido de tener que adoptar las nuevas medidas sanitarias y de seguridad que se deben aplicar en los supermercados, como el uso de mascarillas y guantes por parte del personal, el aforo limitado o las nuevas distancias de seguridad. Pese a la complicada situación, todos los participantes han mostrado su predisposición y motivación constante desde el primer día, algo de lo que se sienten especialmente orgullosos desde la entidad Incorpora especializada en la inserción laboral de jóvenes en riesgo de exclusión social.

Asimismo, la Fundación Ilundain Haritz Berri también quiere agradecer el papel primordial de Eroski en el desarrollo de estas prácticas. “Queremos reconocer a Supermercados Eroski su trabajo y colaboración con nuestros Puntos de Formación Incorpora, algo que valoramos, especialmente, en una situación como la que estamos viviendo. Con su compromiso contribuyen a que los alumnos tengan la oportunidad de poner en práctica la formación y todas las competencias adquiridas durante meses”, comentan desde la entidad del Grupo Incorpora Navarra.

Formaciones acordes a las necesidades de las empresas

El curso de Auxiliar de Comercio tiene una duración de 250 horas que se dividen entre 100 horas de competencias transversales —donde se tratan aspectos como la autoestima, la comunicación asertiva o la resolución de conflictos—, la parte técnica, que tiene una duración de 70 horas, y, por último, 80 horas de prácticas no laborales.

Los alumnos ya superaron la parte de competencias transversales que se desarrolló las tres primeras semanas, pero, debido al parón del curso, aún tienen que finalizar las prácticas no laborales y la formación técnica. Con este último bloque, del que solo quedan 3 jornadas de aprendizajes y que se desarrolla junto a Emplea+, se espera poder concluir en las próximas dos semanas, cuando está previsto que se pueda retomar la actividad presencial.

Este tipo de formaciones, no solo supone una oportunidad laboral para muchas personas, en este caso jóvenes en riesgo de exclusión social, sino que también lo es para las empresas comprometidas que consiguen personal específicamente formado para el puesto y con altas dosis de motivación. Además, y al colaborar con el programa Incorpora, las compañías consiguen un asesoramiento totalmente gratuito en sus políticas de responsabilidad social corporativa, que se verán reforzadas gracias a este tipo de acciones conjuntas con el programa de inserción laboral de ”la Caixa”.

Compartir:

linkedin