“Ahora, más que nunca, nos toca reorganizarnos, ser imaginativos y encontrar la manera de seguir al lado de las personas”

“Ahora, más que nunca, nos toca reorganizarnos, ser imaginativos y encontrar la manera de seguir al lado de las personas”

Lucas González, Tanit Rejat y Joan Miquel Roa, técnicos Incorpora de la Fundación Viver de Bell-lloc durante una videollamada

Pese a que Fundación Viver de Bell-lloc es una de las últimas entidades que se han adherido al Grupo Incorpora Barcelona, su actitud es un ejemplo muy claro de cómo el programa Incorpora ha afrontado esta crisis sanitaria, reinventándose, adaptándose y mostrando su apoyo incondicional a empresas y usuarios. Conocemos el plan de acción que ha emprendido la entidad hacia la nueva normalidad de manos de sus técnicos.

Nuevo escenario, nuevas formas de trabajar en la inserción laboral

Fundación Viver de Bell-lloc es una entidad especializada en la atención a personas con discapacidad, aunque también presta apoyo a cualquier colectivo vulnerable que necesite asesoramiento en diferentes aspectos laborales y sociales. Esta adaptabilidad de la entidad a las necesidades de cada persona ha facilitado su labor durante el confinamiento y sus técnicos son conscientes de ello: “En el trabajo, sobre todo cuando trabajas con personas y con diversidad, reinventarse y ser original siempre ha formado parte de la hoja de ruta de los profesionales de nuestra entidad”, a lo que añaden: “Ahora, más que nunca, nos toca reorganizarnos, ser imaginativos y encontrar la manera de seguir al lado de las personas y la actividad laboral, ¡con mucha creatividad!”.

Ante esta nueva forma de trabajar, los técnicos de inserción Incorpora de la entidad siguen trabajando con la misma ilusión que en la oficina, pero esta vez desde sus propias casas, manteniendo el contacto por videollamada con el equipo, los usuarios y las empresas, enviando emails de seguimiento y realizando acompañamiento virtual. “No queremos que nadie se quede desatendido, por eso, intentamos seguir siendo un punto de soporte para todas las personas inscritas en el programa Incorpora”, explican desde la entidad.

Apoyo laboral, personal y social

Tras más de 70 días de estado de alarma, los profesionales Incorpora de la Fundación Viver de Bell-lloc han empezado a notar los efectos de la crisis sobre la población, especialmente en los colectivos más vulnerables como las personas con discapacidad. “Tras muchas semanas de confinamiento y teletrabajo, hemos empezado a ver cómo la crisis sanitaria está afectando a aquellas personas que se encuentran en situaciones de precariedad a diferentes niveles: salud, personal, social y, evidentemente, laboral”.

Es por este motivo que los técnicos de la entidad siguen esforzándose especialmente en dar respuesta a las ofertas laborales que más urgencia requieren a través de la derivación de sus usuarios y usuarias. Para ello, se valen del trabajo en red con el resto de entidades del Grupo Incorpora Barcelona en general, y las de la comarca del Maresme-Vallès Oriental en particular.

Ante esta situación, los profesionales Incorpora han tenido que adaptar su trabajo a la distancia, conciliando su vida familiar y laboral, además de atender a sus propios familiares. Sin embargo, esto no ha mermado su capacidad de mantenerse al lado de los más vulnerables: “Hemos encontrado la manera de seguir dándoles soporte, sobre todo a nivel personal y psicológico. Pensemos que muchos son personas que, por su situación personal y el confinamiento, se han encontrado aisladas y con pocos recursos”, reflexionan los técnicos de Fundación Viver de Bell-lloc.

Formación en tiempos de confinamiento

El confinamiento tampoco ha detenido las formaciones de los usuarios de la entidad, que han recibido las clases a distancia mediante videollamadas, actividades online y tutorías individualizadas para resolver dudas. De esta manera, y aunque no se podrán finalizar del todo los cursos de los Puntos de Formación Incorpora hasta que se permitan retomar las actividades presenciales, se ha intentado que los alumnos sigan adquiriendo conocimientos desde sus casas para prepararse para sus futuras inserciones laborales.

“También hemos querido aprovechar para formarnos nosotros mismos”, explican los técnicos de la entidad, y continúan: “Hemos profundizado en el abanico de formaciones que ofrece el programa Incorpora para poder revisar y actualizar materiales formativos y poder, así, ofrecer más calidad en nuestra atención dentro del programa Incorpora”.

Con la vista puesta en la desescalada

Actualmente, la Fundación Viver de Bell-lloc, además de atender su trabajo diario, está elaborando protocolos de actuación para la inminente desescalada que permitirá ir reactivando de forma paulatina la actividad presencial. “Queremos poder reemprender las entrevistas con toda la seguridad y precauciones necesarias para llegar a más personas, ayudarles a reactivarse en el mercado laboral y estar preparados para encontrar alternativas de inserciones laborales para las personas que lo requieran”, comentan.

Asimismo, los profesionales Incorpora de la entidad también trabajan en una línea preventiva para paliar los efectos que haya podido tener en los usuarios la crisis sanitaria. “Vamos a adoptar medidas para ayudar a los trabajadores que con el confinamiento han perdido hábitos y rutinas, así como a aquellos que, dadas sus características —sobre todo hacemos referencia a las personas con trastornos de salud mental—, han visto alterada su estabilidad emocional y capacidad de reemprender las actividades propias de la vida laboral”, concluyen.

Compartir:

linkedin