“Hemos tenido que reinventarnos, y buscar nuevas formas de seguimiento, acompañamiento y de poder reforzar vínculos”

“Hemos tenido que reinventarnos, y buscar nuevas formas de seguimiento, acompañamiento y de poder reforzar vínculos”

Reunión virtual del equipo de profesionales Incorpora de la Fundación Catalana Síndrome de Down

Nuria Llopis, técnica Incorpora de la Fundación Catalana Síndrome de Down, nos explica cómo han afrontado la atención a este colectivo en medio de la crisis sanitaria, y reflexiona sobre cómo los profesionales de su entidad han sabido adaptarse a la nueva situación para ofrecer su mejor versión a usuarios y empresas.

Nuria es técnica de la Fundación Catalana Síndrome de Down, entidad del Grupo Incorpora Barcelona, desde hace 9 años. Desde entonces sabe que las personas con síndrome de Down o discapacidad intelectual, colectivos a los que prestan servicio, tienen unas características concretas que requieren de una atención específica. Por ese motivo, y ante la situación de crisis sanitaria que vivimos, la técnica explica: “Es importante recalcar que las personas del colectivo con el que trabajamos necesitan un acompañamiento muy intenso ya que su fragilidad se ha visto intensificada por el estado de alarma, el confinamiento, el aislamiento, o por el hecho de haber perdido el trabajo o la incertidumbre de mantenerlo”.

Sin embargo, Nuria recuerda que no solo continúan acompañando a las personas con discapacidad, sino que las empresas también pueden contar con su apoyo incondicional: “De la misma manera, seguimos al lado de las empresas para poder atender sus necesidades de contratar personas con discapacidad y también intermediar en los diferentes procesos en los que están inmersas, ya sean ERTE, despidos, renovación de contratos, etcétera”, resume.

En la distancia, sigue la inserción de personas con discapacidad

Desde que se decretara el estado de alarma, todos los profesionales de la Fundación Catalana de Síndrome de Down están teletrabajando desde sus respectivas casas. “Hemos tenido que adaptar nuestro día a día a la nueva situación”, a lo que añade: “Desde el Servicio de Inserción Laboral para personas con discapacidad creemos que es imprescindible seguir ofreciendo, e incluso incrementando, nuestro soporte a los beneficiarios que atendemos, por eso, hemos tenido que reinventarnos y buscar nuevas formas de hacer seguimiento, acompañamiento y de poder reforzar vínculos”.

Por eso, y para seguir manteniendo la máxima calidad en su servicio, Nuria explica que los profesionales Incorpora han adoptado una serie de pautas para garantizar los objetivos marcados. Por una parte, recalca que han mantenido la misma jornada laboral que en sus oficinas y, por otra, la técnica comenta que las formaciones han pasado a ser virtuales, por lo que se han tenido que crear algunos contenidos y adaptar los ya existentes al medio online.

Además, el equipo de profesionales ha establecido videollamadas semanales del equipo, así como encuentros virtuales periódicos con usuarios, familias y empresas. “Asimismo, hemos contactado con aquellos usuarios que hemos creído que podían necesitar soporte para utilizar los medios digitales debido a la brecha digital, y hemos adaptado nuestra atención en base a ello”.

Un aprendizaje para todos

Nuria reflexiona asimismo sobre la importancia de mantenerse al lado de las personas con síndrome de Down y discapacidad intelectual en una situación tan anómala como la que estamos viviendo. “Mantenemos el soporte a las personas que aún siguen trabajando, pero también ayudamos a las que están en casa, a través de la adquisición de rutinas, la gestión del tiempo libre, y propuestas para afrontar el confinamiento con una actitud positiva”, resume la técnica.

De la misma manera, y tras más de 50 días de confinamiento, Nuria confiesa que este periodo de tiempo va a ser un aprendizaje para todos: “Sin duda, estamos adquiriendo nuevas competencias y habilidades que nos permitirán seguir trabajando y estando al lado de las personas y empresas que más lo necesitan en todo tipo de situaciones”.

Esta actitud de aprendizaje constante es uno de los rasgos diferenciales del programa Incorpora que, ante las adversidades, se adapta y evoluciona para seguir manteniendo su objetivo: la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión social. Así lo explica Nuria: “Desde el programa Incorpora trabajamos de forma conjunta para facilitar que ninguna persona se quede detrás, apostando por la creatividad y siempre dispuestos a adaptarnos a los retos que se nos van planteando”.

“Ahora más que nunca hace falta sumar esfuerzos y trabajar en red para hacer de la sociedad un lugar mejor donde todo el mundo tenga su sitio”, concluye la técnica del Grupo Incorpora Barcelona.

Durante el 2019, el programa Incorpora facilitó 1.986 inserciones de personas con discapacidad en la provincia de Barcelona, gracias al trabajo de sus 100 entidades sociales y 2.228 empresas socialmente responsables.

Compartir:

linkedin