La panadería de Daouda abre pese a la crisis sanitaria con el acompañamiento del PAI de la Fundación Érguete-Integración

La panadería de Daouda abre pese a la crisis sanitaria con el acompañamiento del PAI de la Fundación Érguete-Integración

Daouda trabajando en el obrador de su nueva panadería.  

Hace mucho tiempo que Daouda tenía claro su objetivo laboral: montar su propia panadería. Quién le iba a decir que por fin lograría alcanzar su meta en un momento tan insólito para todos como la crisis sanitaria que estamos viviendo. Pese a las dificultades, ni él ni su técnica del Punto de Autoempleo Incorpora desfallecieron en el intento y hoy, tras unos meses de mucho trabajo, su repostería está a pleno rendimiento e incluso ha podido contratar a una dependienta. 

Daouda empezó a formarse en el sector de la repostería en Senegal, su país de origen, con la ambición de algún día poder montar su propio negocio. Emigró a Francia, y luego a España, sin perder de vista su objetivo para el que se preparó de diferentes maneras. “Superó las pruebas de la ESO que le dieron el acceso al Ciclo Formativo de Panadería”, explican desde Fundación Érguete-Integración, entidad que gestiona el Punto de Autoempleo Incorpora que ha hecho el seguimiento del panadero.

Tras formarse, estuvo trabajando en varias empresas de Vigo como panadero y repostero para adquirir experiencia y conocimientos sobre cómo gestionar una panadería. Cuando se sintió preparado y con las suficientes tablas, retomó su idea de emprender. “Comencé a asesorar a Daouda el verano del 2019, y aunque tenía muy clara su idea de negocio, necesitaba asesoramiento para hacer el estudio de viabilidad y también la financiación inicial para la puesta en marcha de su negocio”, explica Marta Alonso, su técnica de autoempleo.  El joven emprendedor explica, por su parte, cómo conoció el programa de inserción laboral de ”la Caixa”: “Conocí el programa Incorpora a través del director de la oficina de CaixaBank de Travesía de Vigo y acudí porque tenía una idea de negocio para montar una panadería desde hacía mucho tiempo”.

Como comenta la técnica de Fundación Érguete-Integración, cuando Daouda llegó a la línea de autoempleo del programa Incorpora sabía muy bien qué tipo de negocio quería montar, pero le faltaban algunas piezas clave para darle forma. “Valoramos las diferentes posibilidades hasta dar con el negocio que cumplía con todos los requisitos y necesidades de Daouda. Al final, encontramos una panadería en traspaso por jubilación de los dueños que, para nuestra suerte, se encontraba en pleno funcionamiento”.

Llegó el estado de alarma, pero no el fin del sueño de Daouda

Durante el estado de alarma, y pese a la paralización de muchos de los trámites, el senegalés logró que se aprobara su solicitud de financiación, presentada a MicroBank, y pudo seguir con la puesta en marcha de su negocio.

“Aunque con mucha dificultad, conseguimos que se realizaran todas las gestiones y trámites necesarios para avanzar en el traspaso del negocio”, añade la técnica de autoempleo satisfecha.  A finales de abril, Daouda pudo abrir, por fin, su panadería donde él mismo trabaja y elabora sus propios productos artesanales.

Además, la creación de la empresa del joven no solo ha supuesto una alternativa laboral para él como emprendedor, sino que gracias a la clientela fija con la que ya contaban los dueños anteriores y el plan de empresa hecho previamente, ha podido contratar a una dependienta que le ayuda en la atención al cliente.

Ahora, y tras unas primeras semanas de empeño e ilusión, Daouda hace las primeras valoraciones: “El hecho de tener ahora tanto trabajo y responsabilidad, además de ser muy duro, me brinda un sentimiento de satisfacción personal muy grande por haber podido realizar por fin un sueño que tenía desde hacía mucho tiempo. Aunque mi jornada laboral es muy larga, disfruto mucho porque me dedico a mi pasión, la pastelería”. 

“El PAI abre una ventana a personas a las que se les han cerrado muchas puertas”

Daouda solo tiene buenas palabras para el Punto de Autoempleo Incorpora gestionado por la Fundación Érguete-Integración y, en especial, para su técnica de seguimiento que le ha ayudado antes, durante y después de la apertura de su negocio: “Lo que más valoro del programa Incorpora es el apoyo y el acompañamiento de la técnica de autoempleo (…) Además, en nuestra relación todo han sido facilidades por su parte, ya que se ha involucrado en mi proyecto desde el principio y me ha ayudado en todo lo que he necesitado”, comenta agradecido el emprendedor.

El joven senegalés reflexiona asimismo de la gran oportunidad que suponen los Puntos de Autoempleo Incorpora para personas como él, que buscan en el autoempleo una salida laboral. “Creo que el programa Incorpora cumple una gran labor social y brinda una oportunidad única a las personas en riesgo de exclusión social. Este tipo de iniciativas son muy importantes para la sociedad, ya que cambian la vida de las personas”, comenta agradecido, y puntualiza: “Los Puntos de Autoempleo Incorpora son una iniciativa muy buena que abre una ventana a personas a las que se les han cerrado muchas puertas. Mi valoración es de 10”.

Durante el 2019, el Punto de Autoempleo Incorpora gestionado por Fundación Érguete-Integración facilitó la creación de 25 empresas, lo que supuso la inserción laboral de 26 personas en riesgo de exclusión social.

Compartir:

linkedin