Atención semipresencial a usuarios y empresas: así es la nueva normalidad en la Fundación Rondilla

Atención semipresencial a usuarios y empresas: así es la nueva normalidad en la Fundación Rondilla

Con la llegada de la COVID-19, las entidades Incorpora adaptaron su trabajo para seguir ofreciendo la atención más completa y especializada a usuarios y empresas por vías telemáticas.

Ahora, con la vuelta a la progresiva nueva normalidad, algunas entidades van recuperando la atención presencial siguiendo todas las medidas de higiene y seguridad establecidas, como es el caso de la Fundación Rondilla del Grupo Incorpora Castilla y León.

Asunción Herrero y Nieves Gómez, técnicas de inserción laboral de la entidad, y Estela Díez, técnica y formadora de su Punto de Formación Incorpora, nos explican cómo están trabajando los procesos de inserción laboral con usuarios y empresas en esta progresiva vuelta a la atención física. “A mediados de junio, retomamos la atención presencial, aunque seguimos atendiendo a empresas y beneficiarios a través de correo electrónico y teléfono”.

También nos comentan que en la entidad “se han establecido las medidas de seguridad e higiene exigidas y recomendadas por las autoridades sanitarias (mamparas, uso obligatorio de mascarillas, geles desinfectantes…) y las instalaciones, despachos y zonas comunes se limpian y desinfectan a diario”.

Una prospección empresarial 100% adaptada a las nuevas necesidades laborales

Muchas empresas se han visto afectadas por la crisis sanitaria mundial actual. Por eso, desde el programa Incorpora se han diseñado planes de choque para darles apoyo en esta nueva realidad que estamos viviendo.

En el caso de Castilla y León, se ha desarrollado un plan de prospección empresarial a nivel autonómico poniendo el foco en la captación y colaboración con empresas, y en la gestión de ofertas en sectores emergentes en función de la evolución de la pandemia.

Este plan de prospección ha permitido detectar, por ejemplo, que está habiendo una gran demanda de personal formado en el sector de la limpieza. De ahí que, actualmente, desde el Punto de Formación Incorpora de la Fundación Rondilla se esté impartiendo un curso semipresencial de Limpieza y Desinfección. “La formación presencial se desarrolla en grupos de 6 personas garantizando que se pueda mantener la distancia de seguridad. Así mismo, todos los alumnos están acudiendo a la parte presencial con mascarilla y disponen de gel desinfectante que pueden utilizar en todo momento. Además, también hemos extremado la limpieza en las aulas”, nos explica Estela Díez, formadora y técnica Incorpora.

En cuanto a la formación que los alumnos desarrollan desde casa, esta se imparte a través de Moodle y Emplea+, una plataforma de Fundación Accenture con la que colaboramos para fomentar y desarrollar las competencias transversales del alumnado. Estela también nos comenta que “se les ha proporcionado una tarjeta de datos a los alumnos para que puedan acceder a Internet sin problemas”.

Por último, matiza que el contacto con los alumnos es continuado. “Siempre que no sea necesaria la presencia física, realizamos un seguimiento personalizado a cada alumno a través de e-mail o teléfono. Además, realizamos tutorías presenciales, siempre con cita previa para evitar el colapso de personas en la entidad”, matiza la técnica Incorpora.

Reflexiones en tiempos de la COVID-19

Para las técnicas Incorpora de la Fundación Rondilla, la dureza de la situación excepcional que estamos viviendo ha supuesto, también, un aprendizaje exprés y una oportunidad para implementar mejoras. “Estableciendo el sistema de cita previa para la atención presencial, se ha mejorado la calidad y el tiempo dedicado, por lo que mantendremos este sistema en nuestra organización interna”, explican las técnicas.

También consideran que ha supuesto una oportunidad para muchos beneficiarios a la hora de adquirir competencias digitales, tan esenciales a día de hoy. “Una vez más, hemos visto que las competencias transversales son esenciales en la capacidad de adaptación a diversas situaciones. Consideramos que esta situación está ayudando a evolucionar y darse cuenta de la importancia del manejo de las nuevas tecnologías a pasos agigantados”.

Por último, remarcan que, en mitad de tanta incertidumbre, la capacidad de adaptación que han tenido los usuarios de Incorpora ha sido excepcional. Sin olvidarse de la participación de las empresas que han seguido apostando por la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión a través del programa Incorpora incluso en mitad de una crisis global como la que estamos viviendo.

El trabajo conjunto entre la Fundación Rondilla y las empresas del territorio ha permitido la atención telemática de 158 personas e impulsado 37 inserciones laborales en 11 empresas desde que se activara en marzo el estado de alarma.

Compartir:

linkedin