“Es un buen momento para abordar todas las fortalezas y debilidades de las personas atendidas en el programa Incorpora”

“Es un buen momento para abordar todas las fortalezas y debilidades de las personas atendidas en el programa Incorpora”

Alba Moretón, técnica Incorpora de APES Asociación, junto con el resto del equipo de la entidad

Las entidades Incorpora se preparan para afrontar la recta final del año en un escenario incierto marcado por la COVID-19 y el acompañamiento presencial y telemático a empresas y personas en riesgo de exclusión social.

En esta ocasión, conocemos cómo está siendo la nueva normalidad para APES Asociación, entidad del Grupo Incorpora Galicia, de la mano de Alba Moretón, técnica Incorpora de referencia de la entidad.

Retomando, paulatinamente, la atención presencial

Alba nos cuenta que en la entidad APES Asociación recuperaron, de forma paulatina, la atención presencial en el mes de junio. “El proceso de atención ha sido paulatino y siempre adaptándonos a las preferencias de intervención de las personas a las que atendemos (medio telefónico, telemático o presencial)”, explica la técnica Incorpora.

Además, señala que han retomado la actividad presencial en las instalaciones de la entidad con todas las medidas preventivas necesarias para hacer frente a la COVID-19: “Desde la entidad se ha realizado un plan de contingencia específico en el que se recogen todas las medidas para el personal trabajador (antes de ir al trabajo, durante los desplazamientos y en el propio puesto de trabajo). Además de las medidas destinadas al personal trabajador, también se recogen medidas específicas para una adecuada atención al público, como el uso obligatorio de mascarillas y gel hidroalcohólico, señalización o limpieza y desinfección del mobiliario y las zonas de uso común tras cada intervención, entre otras”.

Atención presencial y telemática en la nueva realidad pos-COVID-19

Como muchas entidades Incorpora, APES Asociación ha apostado por intercalar la atención presencial con la telemática o telefónica durante las diferentes fases de la desescalada.

Una atención a los usuarios de Incorpora que ha seguido siendo continuada y personalizada incluso durante el confinamiento. “Durante el periodo de confinamiento, a las personas atendidas se les dio la oportunidad de continuar la intervención por medio telemático o telefónico. En general, la respuesta ha sido muy receptiva y se han abordado aspectos tanto laborales, como la realización de un CV o diferentes recursos de búsqueda de empleo, como emocionales, tales como la motivación o la definición de objetivos profesionales”, explica Alba.

De hecho, Alba opina que “es un buen momento para abordar todas las fortalezas y debilidades de las personas” y hacer hincapié en el papel que juegan las nuevas tecnologías en el proceso de búsqueda de empleo y en la importancia de la gestión emocional, a lo que añade: “Como técnicos Incorpora debemos ayudar a identificar estas cuestiones para empoderar las fortalezas e intervenir en las debilidades con el objeto de mejorarlas”.

Aun así, Alba matiza que, en cuanto a la atención se refiere, no todo ha sido siempre fácil. En el caso del programa Reincorpora que la entidad desarrolla en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar en Ourense, se trabaja con internos en régimen de vida ordinario, a través del programa pre-Reincorpora, y con internos en régimen de semilibertad con itinerarios personalizados de integración sociolaboral, mediante diferentes dinámicas que se han visto afectadas por la situación generada por la COVID-19. “En relación a la modalidad de pre-Reincorpora, que trabaja la formación y el posicionamiento ante el empleo a través de sesiones grupales con las personas privadas de libertad, la nueva normalidad ha reducido las posibilidades de realización de dinámicas grupales, ya que en todo momento es necesario guardar la distancia de seguridad. Además, el uso obligatorio de la mascarilla reduce las posibilidades de comunicación no verbal tanto en el aula como en las sesiones individuales”, explica Alba.

La formación tampoco para

La formación de las personas en riesgo de exclusión social es, sin duda alguna, una fórmula exitosa a la hora de mejorar su empleabilidad y aumentar sus oportunidades de acceder a un empleo. Por eso, en Incorpora desarrollamos cursos adaptados a las necesidades del tejido empresarial de cada territorio con el objetivo de cruzar las necesidades de empresas y usuarios.

Durante el confinamiento, las formaciones Incorpora se han adaptado a la situación para poder continuar formando a personas en riesgo de exclusión social de forma telemática. En el caso del Punto de Formación Incorpora que gestiona APES Asociación, Alba nos comenta que hace algunos meses han iniciado el Curso de Auxiliar de Restaurante-Bar. “El curso se ha desarrollado siguiendo estrictamente tanto nuestro plan de contingencia como el protocolo definido por el Ministerio para los servicios de restauración. Un protocolo de atención al cliente que ya se está aplicando en el restaurante Gastrobar San Miguel, empresa colaboradora del programa Incorpora en la que se desarrollará la formación teórica”, explica Alba.

La prospección empresarial sigue siendo clave en el proceso de inserción laboral

La COVID-19 ha impulsado un cambio de rumbo para la mayoría de empresas, ya sea en positivo o en negativo, lo que ha supuesto, también, un cambio de viraje en la labor de prospección empresarial realizada por las entidades Incorpora.

En el caso de APES Asociación, se ha apostado por diseñar un nuevo plan de prospección empresarial adaptado a la nueva realidad de la COVID-19 de cara a detectar sectores con nichos de empleo en Ourense. “Nos hemos planteado varios objetivos. En primer lugar, identificar y prospectar empresas de sectores con mejor pronóstico de recuperación a través del análisis del tejido empresarial, la búsqueda diaria en prensa o lo portales de empleo, entre otros”, explica Alba. “En segundo lugar, nos planteamos la captación de ofertas de empleo. Para ello, hemos establecido acciones de cara a contactar con empresas colaboradoras del programa Incorpora que hayan contratado a usuarios del programa durante el 2019 o que lleven tiempo sin colaborar con el programa. Igual que hemos establecido en el objetivo anterior, complementamos la captación a través de la búsqueda de ofertas en prensa y portales o plataformas de empleo”, prosigue la técnica Incorpora.

A pesar de la incertidumbre actual y del proceso de adaptación acelerado al que se han visto abocadas empresas, usuarios y entidades, Alba no quiere concluir su entrevista sin un repaso de los positivos resultados obtenidos por la entidad tras decretarse el estado de alarma. “Desde finales de marzo, hemos atendido a 74 personas, establecido colaboración con 42 empresas nuevas y con 64 que ya pertenecían a nuestra red de empresas colaboradoras, hemos gestionado 56 ofertas de empleo y 24 usuarios de Incorpora han logrado un empleo”, concluye la técnica Incorpora.

Compartir:

linkedin