Un año más el hotel Novotel de Valladolid participa en la formación de los alumnos del Punto Formativo Incorpora de Castilla y León

Un año más el hotel Novotel de Valladolid participa en la formación de los alumnos del Punto Formativo Incorpora de Castilla y León

Los alumnos del Curso de Trabajadores del Servicio de Restauración, junto con Rubén de la Rosa, jefe de cocina del hotel Novotel, durante la formación técnica impartida en las instalaciones del hotel.

Por cuarto año consecutivo, el hotel Novotel de Valladolid ha colaborado en la formación técnica de los alumnos del Curso de Trabajadores del Servicio de Restauración desarrollado desde el Punto Formativo Incorpora de la Fundación Rondilla.

Se consolida, así, la relación entre ambas entidades y el compromiso de Novotel con la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión.

La colaboración de Novotel con el programa Incorpora

A través de esta colaboración, que se inició en el 2015, los 18 alumnos de la última edición de esta acción formativa han participado en una formación técnica de 40 horas en las instalaciones del hotel.

Durante la formación, impartida por Rubén de la Rosa, jefe de cocina de Novotel, los alumnos han desarrollado algunos platos del recetario del hotel, lo que les ha permitido empaparse de los conocimientos básicos del ayudante de cocina, y se han adentrado en el trabajo del camarero de barra y sala. “La formación ha estado muy bien, ya que me ha ayudado a conocer cómo funciona un hotel. También me ha gustado mucho Rubén como formador. La verdad es que ha sido muy cercano y ha resuelto siempre todas nuestras dudas”, afirma Jean Paul, alumno del curso.

Esta metodología formativa, en la que los conocimientos son fundamentados de forma teórica y llevados a la práctica en las instalaciones del hotel, favorece la motivación de los alumnos hacia el empleo y el desarrollo de las habilidades profesionales necesarias para trabajar en el sector en el que han decidido formarse. Para Rubén, además, la implicación y la motivación del grupo es fundamental para poder desarrollar otras competencias más técnicas, por ello trabaja las competencias personales de modo transversal durante la formación teórico-práctica.

Al finalizar las 300 horas lectivas del Curso de Trabajadores del Servicio de Restauración, algunos de los alumnos del curso también tendrán la oportunidad de llevar a cabo sus prácticas no laborales en el hotel, favoreciendo así el desarrollo de sus competencias y mejorando su empleabilidad y sus posibilidades de inserción sociolaboral. “La experiencia ha sido muy positiva. Ha sido un buen grupo y, la verdad, me han sorprendido las grandes habilidades de muchos de ellos. Por eso les ofreceremos la oportunidad de seguir formándose a través de un período de prácticas”, explicaba Rubén.

Compartir:

linkedin