MOMU, Espacio Textil: dos mujeres emprendedoras promoviendo la moda sostenible y la inserción de colectivos vulnerables

MOMU, Espacio Textil: dos mujeres emprendedoras promoviendo la moda sostenible y la inserción de colectivos vulnerables

Ester Molina y Esther Muñoz, las dos emprendedoras (derecha de la foto) junto a Neris, una amiga, en su escuela-taller MOMU, Espacio Textil.

Hoy conocemos la historia de cómo dos mujeres emprendedoras han puesto en marcha un negocio que, además, sirve de espacio de creatividad y encuentro para su barrio. Una idea que tenían en mente hacía tiempo y a la que han dado forma gracias al apoyo del Punto de Autoempleo Incorpora de la Fundació Surt. Iniciativa, trabajo en equipo y mucha determinación se combinan en este emprendimiento que se ha hecho realidad en el barrio barcelonés del Poble Sec.

“Buscábamos orientación porque teníamos una idea de negocio y no sabíamos por dónde empezar. Contactamos con la Fundación Surt por recomendación de una usuaria Incorpora que tiempo atrás había acudido para montar su negocio”, empiezan explicando Ester Molina y Esther Muñoz, las dos emprendedoras, y añaden: “Desde entonces, nos han acompañado en nuestro proceso de emprendimiento, que empezó hace más de un año”.

Aunque ambas trabajaban ya en el sector textil para diferentes clientes, se dieron cuenta de que juntas podían ser más fuertes y decidieron unir sus carreras laborales. Así lo resumen: “Estábamos trabajando cada una por nuestro lado y nos dimos cuenta de que por separado no teníamos suficientes recursos, ya que trabajábamos desde casa y era muy incómodo en cuanto a espacio (las máquinas son grandes) e imagen para los clientes”. Fue entonces cuando se plantearon coger un local y profesionalizarse más al crear su empresa: MOMU, Espacio Textil.

Sin embargo, justo cuando ambas mujeres emprendedoras iban a poner en marcha su negocio, llegó la pandemia y sus planes se tuvieron que posponer. “Aunque encontramos un local en el barrio del Poble Sec de Barcelona, llegó la pandemia… Aprovechamos el confinamiento para investigar, pensar en opciones y dar más forma a nuestro proyecto”.

Los primeros pasos de MOMU al lado de Autoempleo Incorpora

Como con el resto de emprendedores, Fundació Surt y su Punto de Autoempleo Incorpora hizo un estudio de las necesidades del futuro negocio de las emprendedoras. Ellas afirman que les ayudaron en muchos puntos, desde acabar de darle forma a su idea de negocio hasta confeccionar el plan de empresa o solicitar un microcrédito. “También nos ayudaron a conocer los trámites necesarios y las ayudas para empresas disponibles, además de a poder participar en el programa de Mentoring para emprendedores”, comentan y añaden: “Sin la financiación de Microbank no hubiéramos podido poner en marcha nuestro sueño. Hemos descubierto que querer es poder y nos hemos quitado el miedo que teníamos a emprender”.

Asimismo, las emprendedoras comentan que les sorprendieron mucho las facilidades que se les dieron para solicitar un crédito a MicroBank: “No tuvieron en cuenta para nada si éramos clientas o no de CaixaBank, ni la cantidad de dinero inicial que aportábamos, sino que solamente se centraron en nuestro proyecto de negocio. Además, nos dieron el microcrédito sin avales, cosa que nos ha permitido llevarlo a cabo por nosotras mismas, ya que no queríamos involucrar a nuestros familiares”.

Ambas emprendedoras nos comentan que se han sentido muy seguras con la atención recibida por parte del programa Incorpora porque han tenido “un apoyo real, un acompañamiento con franqueza y mucha transparencia”. Gracias a ello, las gerentes de MOMU confiesan que han podido ver la realidad y darse cuenta de que su sueño “¡era posible!”.

Una idea de negocio para crecer profesionalmente y aportar sostenibilidad a la moda

Tras su paso por el Punto de Autoempleo Incorpora, las emprendedoras han logrado, tal y como ellas mismas dicen, “crecer y mejorar profesionalmente, al hacer realidad nuestra pequeña escuela-taller”. Además, con este negocio han logrado trabajar en lo que les gusta de una forma más profesionalizada y eso, aseguran, es muy gratificante. “Nos satisface mucho la familia que hemos hecho en el barrio con las colaboraciones y clientes que hemos hecho y que seguimos sumando”.

Por último, las emprendedoras nos presentan orgullosas su negocio, que tiene entre sus principios un claro componente social como la iniciativa sociolaboral de Fundación ”la Caixa” que les ha ayudado a hacerlo realidad.

En sus propias palabras explican: “MOMU, Espacio Textil es una empresa de servicios de creación y producción textil con una clara vocación de formación y responsabilidad social corporativa en la atención preferente a colectivos vulnerables para poder contribuir a su profesionalización e inserción laboral”. Con este proyecto, además, quieren dar valor al reciclaje de ropa y aportar sostenibilidad a la moda: “Para ello formamos y asesoramos en la transformación de prendas y colaboramos con proyectos del barrio como TrocaSec, la red de intercambios de Poble Sec”.

MOMU es un punto de encuentro, no solo para el uso privado, sino también como taller textil comunitario con maquinaria especializada, todo el material necesario y docentes de diferentes disciplinas para dar soporte a nuestros clientes. “Queremos que sea un espacio acogedor y dinámico de referencia en el barrio que aproxime la creación textil a las personas como opción laboral y de desarrollo de su capacidad creativa en general”.
 

Compartir:

linkedin