La historia de Luis: de alumno en un PFI a montar un negocio con el apoyo de Autoempleo Incorpora

La historia de Luis: de alumno en un PFI a montar un negocio con el apoyo de Autoempleo Incorpora

Luis Llanos, usuario de los PFI y del PAI, en su propio negocio: Bar El Torero.

En 2020, Luis Llanos se dedicaba al sector de la hostelería cuando el COVID-19 llegó para agitar su vida: se quedó sin empleo y sin posibilidades de especializarse en otro sector. Tras varios meses desempleado, acudió a Fundación Cepaim, entidad del Grupo Incorpora de Castilla y León, donde encontró la ayuda que necesitaba primero con los Puntos de Formación Incorpora y, más tarde, con el Punto de Autoempleo Incorpora gestionado por la Fundación Lesmes de Burgos.

Gracias a su afán por seguir formándose y evolucionar profesionalmente, así como al apoyo recibido por parte de los técnicos que le han acompañado en este camino de reinvención laboral, hoy puede atendernos desde su propio local, el Bar El Torero, y afirmar con satisfacción que ha podido montar un negocio que le motiva e ilusiona.

Una primera experiencia junto al Punto de Formación Incorpora de Soria

A principios de 2021, Luis acudió a Fundación Cepaim en Soria, donde le ayudaron a preparar su currículum y a buscar diferentes vías para fomentar su inserción laboral. Inés, técnica de los Puntos de Formación Incorpora en la ciudad, le habló sobre un curso de personal de granja de ganado porcino. “Era una buena oportunidad para formarme y abrirme puertas en un sector totalmente nuevo para mí, pero en el que me veía trabajando y continuando con mi carrera profesional”, comenta Luis.

Dicho y hecho. Esta acción formativa le sirvió para conocer a personas en riesgo de exclusión social con una situación parecida a la suya, para aprender una nueva profesión y, también, para motivarle y darle el aliento que tanto necesitaba para continuar abriéndose camino en el mundo laboral.

“Tras la formación, empecé a trabajar en una granja de cerdos de la provincia de Soria. Pero en mi cabeza rondaba una idea que me perseguía desde hacía tiempo”, explica el usuario. A su vez, el sector de la hostelería empezó a reactivarse, tanto las ofertas laborales como los clientes acudiendo a bares y restaurantes. Entonces lo vio más claro que nunca: quería apostar por el emprendimiento y montar un negocio.

Autoempleo Incorpora, clave en el emprendimiento de Luis

Luis empezó a recabar información por su cuenta y terminó encontrando un bar en traspaso. Dada su buena experiencia con el programa Incorpora, donde recibió tanto acompañamiento personal como profesional, decidió acudir de nuevo a la Fundación Cepaim para solicitar asesoramiento sobre cómo crear una empresa. En aquel momento, Inés le puso en contacto con Sara, técnica del Punto de Autoempleo Incorpora en Burgos, quien se puso manos a la obra para conocer su historia y asesorarle sobre las ayudas y el financiamiento para emprendedores, algo que, tal como explica el mismo Luis, “me vino muy bien para confirmar mi idea de coger este negocio”.

Hoy, su establecimiento de bebidas, pinchos, desayunos y almuerzos, el Bar Torero, ya cuelga su cartel de “abierto” en la calle Montes Claros, en el barrio de El Mirón de Soria. Luis ha vuelto a trabajar en el sector de la hostelería, al que ha dedicado gran parte de su vida profesional, y lo ha hecho con su propio negocio y muchas ganas de que funcione bien.

La experiencia del usuario tanto con los Puntos de Formación Incorpora como con los Puntos de Autoempleo Incorpora ha sido tan positiva que está decidido a seguir teniendo contacto con el programa: “Cuando necesite contratar a alguien en mi establecimiento, vendré a solicitar candidatos y candidatas a los técnicos Incorpora de la Fundación Cepaim. Ellos me ayudaron en su momento, así que yo ahora quiero ayudar a otras personas en riesgo de exclusión social que no tengan empleo aportando mi granito de arena para que mejore su situación”, comenta Luis.

El programa Incorpora, más cerca que nunca de colectivos vulnerables

La historia de Luis es un claro ejemplo de cómo las entidades Incorpora y los diferentes programas que se incluyen en él, como los PFI y los PAI, trabajan unidos para satisfacer las demandas de los colectivos vulnerables que necesitan apoyo y asesoramiento personalizado para alcanzar sus metas.

Desde el Grupo Incorpora Castilla y León, durante el primer semestre del 2021 se han atendido a 2683 beneficiarios y se han facilitado 1089 inserciones laborales, lo que demuestra que las ganas por evolucionar de los usuarios y usuarias no solo no se frenan, sino que están más candentes que nunca.

Compartir:

linkedin