Mohammed, de desempleado a trabajador esencial

Mohammed, de desempleado a trabajador esencial

Mohammed en la pescadería donde trabaja. Fuente: eldiadesoria.es. Fotógrafo: Eugenio Gutiérrez

Conocemos a Mohammed Bensassi, un joven que, pese a reinventarse para lograr un empleo en España, no conseguía un puesto estable. Hoy, con el acompañamiento de Fundación CEPAIM Soria, trabaja en una pescadería, uno de los sectores que ha seguido activo pese a la crisis, donde asegura sentirse muy satisfecho.

Mohammed llegó a España hace dos años para buscar una oportunidad laboral en Soria, donde ya residía parte de su familia. Desde entonces, ha aprendido español, se ha formado y ha buscado activamente empleo. Toda una preparación previa que el joven se tomó muy en serio y en la que puso todos sus esfuerzos, pero que, pese a todo, no daba los frutos esperados: la estabilidad laboral.  

Fue en este escenario cuando se planteó buscar ayuda profesional para conseguir su ansiada inserción laboral. Para ello, acudió a Fundación CEPAIM, donde Inés Sanz y Carlos Mugarza, sus técnicos de referencia, le guiaron hacia el camino que debía tomar. Para Mohammed se valoraron varias opciones, pero finalmente los técnicos Incorpora le recomendaron formarse para conseguir un perfil más profesionalizado y aumentar, así, sus posibilidades de encontrar un empleo.

La historia de Mohammed es un ejemplo de la de muchos usuarios Incorpora que han pasado de estar en situación de desempleo y vulnerabilidad a entrar a formar parte de los trabajadores de los servicios esenciales durante la crisis. De su caso y su nueva vida se ha hecho eco el diario provincial El día de Soria, medio que también ha destacado la labor que realiza el programa de inserción laboral de ”la Caixa” en Soria, donde cuenta con una bolsa de trabajo de 500 candidatos a través de CEPAIM Soria.

La formación como base de la empleabilidad de Mohammed

Pese a contar con experiencia previa en sectores como la cocina, el joven decidió formarse para potenciar su empleabilidad y tener más posibilidades de superar los procesos de selección. Así, primeramente, realizó un curso de técnicas de ventas en el Punto de Formación Incorpora que gestiona CEPAIM Soria a través del cual realizó prácticas no laborales en un supermercado que, finalmente, le hizo un contrato temporal. Más tarde, cuando se volvió a encontrar en situación de desempleo, Mohammed volvió a formarse en el PFI, esta vez como ayudante de cocina.

Asimismo, asistió a clases de castellano –llegó a España sin saber una palabra del idioma– y también recibió tutorías personalizadas en las que se le preparó para hacer frente a una entrevista de trabajo, optimizar su búsqueda de empleo o redactar su currículum, entre otros aprendizajes.

Los cursos Incorpora siempre se ajustan a las necesidades del tejido empresarial, y la formación de Mohammed no pudo ser más acertada y acorde a la realidad, puesto que las pescaderías pertenecen al sector alimentario, el cual siempre está en búsqueda de personal, y buena muestra de ello es su reiterada contratación en este sector.

El salto hacia el mundo laboral

Después de mucho esfuerzo y de pasar por diferentes contratos temporales, Mohammed logró un contrato estable hace unos meses en una pescadería, un tipo de establecimiento desconocido para él, pero que confiesa que ha sido un descubrimiento: “La pescadería me gusta mucho y mi trabajo actual me encanta. La cocina también me gusta y es otra salida que tengo en cuenta, pero aquí estoy muy contento”, comenta en la entrevista concedida a El día de Soria.

Además, y al considerarse la pescadería como un servicio esencial, durante la crisis, Mohammed ha continuado trabajando, siempre bajo las máximas medidas de seguridad e higiene. “Cuidamos mucho todo y vamos siempre con mascarilla y guantes”, declara el trabajador al medio soriano.

El programa Incorpora, revirtiendo la crisis con trabajadores motivados

Las personas de colectivos vulnerables son uno de los sectores de la sociedad que más sufre la crisis, ya que parten de una situación vulnerable que, en este caso, se agrava con la falta de trabajo, el confinamiento y el colapso de los servicios de ayuda de organismos y organizaciones, ante la mayor cantidad de gente que necesita recursos. En Soria, en concreto, prácticamente se ha duplicado el número de parados de marzo a abril, donde, además, tal y como apunta Inés en el artículo de El día de Soria, se suman “las limitaciones del mercado laboral de Soria, más reducido que el de otras ciudades más grandes”.

Ante este escenario, el programa Incorpora supo reaccionar y empezó a buscar oportunidades en los sectores en alza durante esta crisis: la sanidad, la limpieza, los supermercados… En concreto, en el primer mes y medio de estado de alarma, facilitó más de 1600 empleos en servicios esenciales en toda España.

Compartir:

linkedin