“He conseguido ser más autónomo, reforzar mis conocimientos y aprender todo lo necesario para trabajar”

“He conseguido ser más autónomo, reforzar mis conocimientos y aprender todo lo necesario para trabajar”

Rubén tenía mucha voluntad y ganas de trabajar. Tras varios años de asesoramiento con la Fundació Discapacitats de Menorca, se ha formado y ha conseguido labrarse una trayectoria profesional que le ha ayudado a alcanzar su objetivo laboral: un trabajo estable que, además de autonomía, le permite ayudar a otras personas. Hoy, de su propia voz, nos explica cómo ha sido el camino que ha recorrido de mano de Sara, su técnica de inserción.

“Conocí la Fundació Discapacitats de Menorca derivado desde el instituto donde cursé un PQIE (Programa de Cualificación Inicial Específica) de Auxiliar de Oficina”, empieza explicando Rubén. El joven quería encontrar trabajo lo antes posible y, por eso, enseguida quiso conocer las diferentes posibilidades que le ofrecía la entidad del Grupo Incorpora Baleares para empezar a encaminar su vida laboral.

“Quería encontrar trabajo y empezar a entrar en el mundo laboral”, comenta Rubén sobre su situación en aquel momento, y añade: “Con la ayuda de Sara, mi técnica Incorpora de referencia, empezamos a trabajar diferentes recursos que podía aprovechar. A lo largo de los años, me ha ido proponiendo diferentes opciones y lo que podía hacer en base a mis necesidades. Juntos hemos decidido lo mejor”.

Ahora, desde la perspectiva que le dan años de trabajo y formación, Rubén admite sentirse orgulloso de cada paso que ha dado en el camino hacia la autonomía social y laboral, en la que sin duda el programa Incorpora, pero también su actitud y voluntad, han jugado un papel fundamental.

Las prácticas no laborales, el mejor entrenamiento de cara a la inserción laboral

Rubén ya contaba con formación teórica y técnica en el puesto de auxiliar de oficina, pero le faltaba poder aplicar en un entorno de trabajo real todo lo aprendido. “Al principio, realicé prácticas no laborales de auxiliar de oficina y conserjería en el Ayuntamiento de Sant Lluís a través de un convenio de colaboración con la Fundació Discapacitats de Menorca”, recuerda sobre su primera experiencia.

Durante estas prácticas no laborales, el joven realizó tareas como auxiliar administrativo en primer lugar y luego como conserje en el geriátrico de Sant Lluís. “Estas dos primeras experiencias me sirvieron para empezar a tomar contacto con el mundo laboral”, puntualiza Rubén, y continúa: “Al cabo de un tiempo también realicé prácticas en la misma modalidad en un instituto de Mahón dando soporte en tareas de conserjería”.

Más tarde, el joven pudo hacer de una de sus pasiones otra experiencia profesional a través de unas prácticas no laborales en el Teatro Principal de Mahón que tuvieron una duración de un año. “Esta vez fue como acomodador de sala. El teatro es mi gran hobby y pasión, con lo que la ilusión de poder colaborar con ellos era doble. En el teatro estaba en ‘mi salsa’”, recuerda sonriente.

Formación constante

Sin embargo, y aunque las prácticas no laborales tuvieron un papel muy importante en el itinerario sociolaboral de Rubén, no fue la única preparación que realizó de cara a mejorar sus aptitudes. “A través del programa Incorpora, además de prácticas e intermediación laboral, también he realizado acciones formativas. Por una parte, he podido participar en formaciones de la entidad en alfabetización digital, así como en el curso Formación y Orientación Laboral (FOL). Además, el año pasado cursé módulos formativos de la plataforma Emplea+”, resume el joven.

Asimismo, Rubén también se formó en la Escola Balear d'Administració Pública (EBAP) gracias a la recomendación de su técnica para ampliar su formación en administración pública e informática. “Sara, además, me dio soporte en la preparación de oposiciones y exámenes oficiales de catalán”, comenta el menorquín agradecido.

Autonomía y ayuda a los mayores

Tras formarse y realizar prácticas no laborales en diferentes sectores y empresas, llegó la primera oportunidad laboral de Rubén. “Después de las prácticas en el Teatro Principal de Mahón, me ofrecieron un contrato de trabajo como personal de acomodación. Me hizo mucha ilusión y me sentí muy orgulloso de mí mismo”.

En la actualidad, Rubén trabaja en el Club de Jubilados de Es Castell como conserje. “Aunque no hace mucho que trabajo aquí, me gusta mucho y es para lo que me he estado preparando durante estos años. Estoy muy a gusto”, declara satisfecho.

Una relación de confianza a través de los años

El acompañamiento de Rubén a través de su proceso de formación y búsqueda laboral siempre ha corrido a cargo de la misma técnica de inserción, Sara. “La relación ha sido eficaz, divertida y muy dinámica”, resume el joven que, además, destaca el vínculo que se ha establecido entre ellos a lo largo del tiempo: “Hace muchos años que trabajamos juntos y ya nos conocemos mucho”.

Sara ha estado presente en las diferentes fases de aprendizaje y profesionalización de Rubén. “Siempre he recibido su soporte. Venía a verme al lugar de prácticas o al trabajo para ver cómo me iba adaptando y por si necesitaba reforzar alguna cosa. Siempre ha sido mi enlace con las diferentes empresas por las que he ido pasando, pero también con mi familia”, declara el joven balear.

Incorpora, el valor de la constancia y la voluntad

Haciendo un repaso por su trayectoria laboral, Rubén confiesa que ve un cambio muy claro en su crecimiento personal desde sus primeras prácticas hasta el día de hoy: “He evolucionado mucho y me siento muy orgulloso de mí mismo”.

Además, confiesa que el programa Incorpora le ha aportado mucho como profesional, pero también como compañero dentro de un equipo: “Además de conseguir primero el trabajo en el teatro, que me encantó, y mi trabajo actual, también he conseguido ser más autónomo, reforzar mis conocimientos y aprender todo lo necesario para trabajar. No solo a nivel práctico, como por ejemplo saber hacer una tarea u otra en un lugar concreto, sino también a ser consciente de la importancia de otras cosas, como llevarme bien con los compañeros de trabajo”.

He aprendido la importancia de la constancia y la voluntad”, continúa el trabajador. Por último, Rubén quiere destacar la buena organización y adaptación del programa Incorpora a cada persona, hecho que le ha empujado a seguir esforzándose para conseguir sus objetivos.

Durante el primer trimestre del año 2020, el programa Incorpora ha facilitado 100 inserciones laborales, de las cuales, 41 han sido de personas con discapacidad.

Compartir:

linkedin