Irene San Juan sobre el programa Incorpora: “El objetivo es siempre la inserción laboral, por eso la relación con las empresas es fundamental”

Irene San Juan sobre el programa Incorpora: “El objetivo es siempre la inserción laboral, por eso la relación con las empresas es fundamental”

Irene San Juan en la sede de Cruz Roja Cantabria, en Santander.

Irene San Juan es técnica de Empleo en Cruz Roja y, desde enero, trabaja ayudando a la inserción laboral de mujeres víctimas de violencia de género a través del programa Incorpora de la Fundación ”la Caixa”. Su labor se centra no solo en ofrecerles formación, sino también en acompañarlas y apoyarlas para que se sientan más empoderadas en su proceso hacia lograr un empleo estable.

La característica principal de las participantes del programa Incorpora con las que trabaja Irene es que son mujeres víctimas de violencia de género, aunque, según detalla, “entre las participantes podemos encontrar gran diversidad: mujeres solas con hijo a cargo, migrantes, solicitantes o beneficiarias de protección internacional, jóvenes con experiencia limitada, etc.”.

Itinerarios personalizados para facilitar la integración sociolaboral

Irene cuenta que el proceso de inserción laboral que siguen estas mujeres se caracteriza por contar con un itinerario personalizado, el cual parte con una primera entrevista en la que realizan una valoración y establecen las diferentes fases del proceso y las actividades asociadas a cada una de ellas.

“En función de la situación de partida, el itinerario puede variar de la mera intermediación al trabajo más intensivo en el desarrollo de competencias: mejora de capacidades personales y sociales, conocimientos y habilidades relacionadas con las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), cualificación profesional, competencias específicas para la búsqueda de empleo (elaboración del currículum, manejo de recursos, preparación de entrevistas, etc.)”, explica Irene sobre el camino que siguen para la integración sociolaboral.

Las acciones formativas, imprescindibles para la inserción laboral

Respecto a la formación que reciben las participantes, Irene destaca dos modalidades que gestiona el Punto de Formación Incorpora de la Asociación Evangélica Nueva Vida: “por un lado, formaciones que conllevan la obtención de una cuantificación profesional y, por otro, formación básica en competencia tecnológica para aquellas personas que lo precisen, a través de las acciones formativas ‘Trabajando en digital’”.

Ofrecer optimismo y empoderamiento a estas mujeres también se convierte en una tarea esencial para su inserción laboral. “De hecho, tenemos prevista la realización de un taller grupal de empoderamiento, ya que la metodología grupal suele incrementar los resultados positivos”, puntualiza Irene. “Trabajar aspectos como la resiliencia, la autoestima o la actitud proactiva, a veces, es determinante”, añade como solución ante las dificultades que conlleva la búsqueda de empleo.

La intermediación como pieza clave del programa Incorpora

Para ayudar a las participantes del programa Incorpora en su integración sociolaboral, Irene cree que “es fundamental la relación con las empresas, al igual que la colaboración de personas voluntarias en las diferentes fases de los proyectos”. “El objetivo es siempre la inserción laboral, cada vez más con criterios de calidad”, señala.

En ese sentido, no obstante, destaca la especial importancia que tiene que las empresas con responsabilidad social corporativa colaboren en el programa Incorpora. “Quizá la mayor dificultad, al menos eso es lo que yo percibo, consiste en llegar a las personas responsables para poder explicar los beneficios del programa”, comenta Irene. “Nos cuesta llegar a los empresarios para explicarles las bondades de la inserción laboral”, insiste.

40 mujeres en situación de vulnerabilidad atendidas hasta ahora

El programa Incorpora en Cantabria, tal y como explica Irene, está integrado por diversas entidades sociales que trabajan en red y comparten un espacio común. En el caso de Cruz Roja, se dirigen a mujeres en situación de vulnerabilidad, dando prioridad a mujeres víctimas de violencia de género.

“Muchas veces son mujeres que ya han pasado por proyectos de formación y empleo, pero que actualmente se encuentran desempleadas y retornan a Cruz Roja en busca de apoyo. También vienen por propia iniciativa, porque alguien les habla del servicio que prestamos”, relata Irene sobre las mujeres que llegan a participar en el programa Incorpora.

En el 2021, el Grupo Incorpora Cantabria logró un total de 444 inserciones laborales a personas en riesgo de exclusión social, a la vez que un total de 171 empresas contratantes incorporaron en sus plantillas a personas de colectivos vulnerables para mejorar su vida profesional y personal.

Desde que Cruz Roja se integró en la Red Incorpora en enero de este año, Irene explica que han atendido a un total 40 mujeres en diversas situaciones y grados de vulnerabilidad. “El alcance del programa Incorpora aún no es muy amplio, pero el objetivo es llegar a las 100 a finales de año”, concluye Irene.

Compartir:

linkedin