El trabajo en red de las entidades Incorpora de Ciutat Vella sigue fomentando la inserción laboral de colectivos vulnerables

El trabajo en red de las entidades Incorpora de Ciutat Vella sigue fomentando la inserción laboral de colectivos vulnerables

El confinamiento nos cogió a todos por sorpresa, y lo que parecía unos meses de medidas de restricción, dieron paso a una nueva normalidad, donde la adaptabilidad y flexibilidad han sido clave. Con esta premisa siempre presente, han trabajado, desde el primer momento, las 9 entidades de Ciutat Vella del programa Incorpora para seguir respondiendo, así, a las necesidades de sus usuarios, pero también a las de las empresas colaboradoras.

En marzo de 2020, el grupo de entidades estaba trabajando en el Taller de Entrevistas Km0 Ciutat Vella, donde 10 empresas iban a realizar speed datings a candidatos y candidatas procedentes del programa Incorpora. “Cada empresa se había comprometido a entrevistar a 10 candidatos y, además, aprovechamos para potenciar el comercio del territorio ya que encargamos el catering a diversas panaderías de la zona”, apuntan representantes de las entidades, y añaden: “Lamentablemente, el taller se tuvo que cancelar al irrumpir el confinamiento”.

Pese a este alto en el camino, las entidades de Ciutat Vella siguieron trabajando de forma muy estrecha y colaborativa para que la nueva situación no detuviera su labor diaria de impulsar la inserción laboral de los colectivos vulnerables. Así lo resumen: “Nos seguimos comunicando por todas las vías posibles y, a través de un grupo de WhatsApp, incluso nos dábamos ánimos los unos a los otros, comentábamos la situación del mercado laboral y compartíamos las ofertas”.

Alcampo: empresas con compromiso social y motor de las inserciones laborales

Las entidades Incorpora de Ciutat Vella se han mantenido unidas tanto en los buenos como en los malos momentos, por eso, cuando surgió la oportunidad de contactar con Maria José, empresaria con un alto sentido de la responsabilidad social corporativa y responsable de la red de supermercados Alcampo, lo tuvieron claro: debían trabajar de forma conjunta la prospección y detección de necesidades de la compañía.

De esta manera, el primer contacto con la empresa lo tuvo Mireya, una técnica de prospección de la entidad Incorpora Raval Solidari. Así, ambas partes se entrevistaron para trazar un plan de acción en el que, además de responder a las necesidades de personal de la empresa, potenciarán las oportunidades laborales entre las personas en riesgo de exclusión social.

De esta manera, fueron varias las entidades que presentaron candidatos de acuerdo a los requisitos que Alcampo solicitaba. Mientras que Fundació Intermedia propuso a varios alumnos que habían finalizado el Curso de Auxiliar de Carnicería-Charcutería, desde Casal dels Infants recomendaron a jóvenes con amplia experiencia en el sector restauración y una gran vocación por la atención al cliente.

Finalmente, se presentaron unas 30 personas en riesgo de exclusión social, de las cuales se seleccionaron cuatro que encajaban perfectamente en el perfil buscado por la red de supermercados, y, finalmente, fueron tres las que entraron a trabajar en la empresa. “En el programa Incorpora conocemos muy bien a nuestros candidatos y candidatas, con sus puntos fuertes y débiles, y hemos trabajado a fin de limar actitudes y motivación”, comentan desde una de las entidades.

Además, también recuerdan el cuidadoso proceso de selección que se lleva a cabo: “Hacemos una doble labor de preselección de candidatos con un doble filtro; el del tutor que presenta la candidatura, y el del profesional que los entrevista antes de presentarlos a la empresa”.

La confianza que Alcampo ha depositado en la iniciativa laboral de ”la Caixa” sigue patente gracias a los buenos resultados obtenidos y, por ese motivo, la empresa ha vuelto a solicitar apoyo de Incorpora para cubrir tres nuevas vacantes con usuarios procedentes del programa.

Tres historias de superación personal e integración laboral con el apoyo de las entidades de Ciutat Vella

Como ya hemos comentado, de las 30 personas seleccionadas para participar en el proceso de selección, finalmente tres fueron las escogidas para entrar a formar parte de la plantilla de Alcampo. Hoy conocemos sus historias previas y su proceso de superación personal que, con el apoyo de las entidades Incorpora de Ciutat Vella, han logrado completar con éxito con el empleo como base del cambio.

Primeramente conocemos a Franklin, un joven de 32 años con gran experiencia como promotor, comercial y asesor de compras que, gracias a sus competencias logró pasar el proceso de selección con éxito y se incorporó como reponedor en Alcampo a través de la Fundació APIP-ACAM. Su situación previa no era fácil, pues llegó a España como demandante de asilo y protección internacional poco antes de que se decretara el estado de alarma, lo que supuso un freno en su búsqueda de empleo y adaptación al país. Sin embargo, con sus ganas y la orientación laboral de su técnica de inserción Sandra, presentó su candidatura para varias ofertas laborales y, finalmente, logró la inserción laboral en la cadena de supermercados, donde inició su carrera laboral en nuestro país, pese a que ahora está trabajando en otra empresa del sector.

Roberto es otra de las personas que se vio afectada por la crisis, ya que se quedó sin empleo tras la irrupción del COVID-19. Llegó a la entidad Incorpora Fundació de l’Esperança algo desanimado, ya que, pese a contar con estudios superiores en su país de origen, Cuba, y amplia experiencia en el sector de la logística y la atención al cliente, topó de frente con los estigmas que supone ser una persona mayor de 45 años en la búsqueda de empleo. Así, con el apoyo de su técnica Maite, Roberto participó en varios procesos de selección y poco a poco fue cogiendo confianza hasta lograr la inserción laboral como reponedor. Pese a que ahora trabaja en otra empresa, asegura que su experiencia en Alcampo le ha facilitado el acceso al mundo laboral y le ha permitido recuperar la confianza en sí mismo. 

Nuestra última protagonista, también contratada por la empresa de supermercados, es Ingrid, que utilizó la formación como herramienta para mejorar su proceso de inserción laboral. Procedente de Venezuela y pese a lograr superar los retos que supone un proceso migratorio, encontró mucha precariedad laboral con contratos muy breves en el sector de la limpieza. A través de Fundació Comtal, su técnica Marina, le animó a apuntarse a un curso de contabilidad que cursó durante 6 meses y que le facilitó el acceso a prácticas no laborales. Con este bagaje, sus ganas de trabajar y el apoyo de la entidad Incorpora, logró entrar en Alcampo como administrativa-contable, donde, a día de hoy, sigue trabajando.

CaixaBank, acompañando al programa Incorpora en los procesos de inclusión social

Todos los organismos de Fundació ”la Caixa” trabajan de forma conjunta con el objetivo de construir una sociedad más justa y mejor, en la que los más vulnerables tengan las oportunidades que se merecen. Es por eso que es habitual que el programa Incorpora colabore con otras iniciativas de la Fundación para multiplicar su impacto como, por ejemplo, los Voluntarios de Fundación ”la Caixa”.

En este caso, CaixaBank ha sido el ente implicado que ha facilitado la inserción laboral de Ingrid, Roberto y Franklin gracias a su gran labor de prospección empresarial. En concreto, la persona que puso en contacto a las entidades Incorpora de Ciutat Vella con la empresa Alcampo fue Juan Pedro, director de empresas de CaixaBank de Vía Layetana, Barcelona.

Las entidades participantes en este proceso han querido mostrar su agradecimiento a CaixaBank por ser un constante eje de unión con el tejido empresarial de la zona y saber detectar oportunidades laborales para los usuarios de Incorpora, especialmente en un contexto tan incierto como el actual.

Compartir:

linkedin