La OIT subraya, en plena desescalada tras el COVID-19, la importancia de la salud mental en el trabajo tras el confinamiento

La OIT subraya, en plena desescalada tras el COVID-19, la importancia de la salud mental en el trabajo tras el confinamiento

El 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, una fecha que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprovecha, desde el año 2003, para sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de promover el trabajo seguro, saludable y decente.

Este año el organismo modificó la temática prevista para centrar la efeméride en el abordaje del brote de enfermedades infecciosas en el entorno laboral, haciendo especial hincapié en la pandemia del COVID-19, bajo el lema Detengamos la pandemia: la seguridad y salud en el trabajo puede salvar vidas.

En el informe Frente a la pandemia: Garantizar la Seguridad y Salud en el Trabajo, elaborado con motivo de esta celebración, la OIT destaca los riesgos derivados de la propagación del COVID-19 y recuerda las medidas que deberían adoptar las empresas para prevenir y controlar el riesgo de contagio. En ese sentido, propone un sistema de gestión integrado en materia de seguridad y salud en el trabajo (SST) que incluya, entre otros, procedimientos claros sobre la preparación para casos de emergencia y la planificación de respuestas para diferentes escenarios, incluido un brote moderado o una pandemia grave.

Tratamiento del estrés y prevención de los riesgos psicosociales

En su informe, la OIT no se olvida de la que es desde hace años una de sus mayores preocupaciones: la prevención de los riesgos psicosociales. Y es que, según este organismo, durante un brote como el del COVID-19 toda la población está sometida a niveles de estrés elevados que pueden tener “efectos graves en la salud mental” de los trabajadores, ya sea por la imposición del confinamiento en el hogar o por la incertidumbre de la situación laboral y los cambios que generará en los procesos y disposiciones laborales.

La OIT señala que los factores de riesgo psicosocial y el estrés relacionado con el trabajo pueden desencadenar:

  • Mayor absentismo y presentismo
  • Menor motivación, satisfacción y compromiso
  • Rotación del personal e intención de renunciar
  • Rendimiento reducido (menor eficiencia y precisión)

Todos ellos, elementos que afectan a la productividad, la competitividad y la imagen pública de la empresa. Por eso, señala que reconocer que los riesgos psicosociales y sus consecuencias constituyen una seria amenaza para la salud de las personas, las organizaciones y las economías nacionales es un primer paso en la dirección adecuada.

Incorpora Salud Mental: un aliado para las empresas

Incorpora Salud Mental es una de las líneas de actuación que impulsa el programa Incorpora de ”la Caixa” para favorecer la ocupación de personas con un problema de salud mental. 

El objetivo de esta línea no es únicamente facilitar el acceso al empleo a personas de este grupo de población, sino también el mantenimiento del puesto de trabajo o, incluso, la promoción dentro de una organización. Para ello las entidades Incorpora trabajan con las personas, diseñando un plan de apoyo específico, pero también con la empresa.

En ese sentido, Incorpora Salud Mental pone a disposición de las empresas un servicio de asesoramiento gratuito en temas relacionados con la salud mental, así como una batería de recursos y herramientas que pueden ser de ayuda en la prevención y promoción activa del bienestar emocional de las plantillas y en la gestión de situaciones vinculadas con la salud mental.

Durante el 2019, a través de Incorpora Salud Mental, se impulsaron 2.222 inserciones laborales en todo el territorio español

Compartir:

linkedin