Fundación Intermedia Raval trabaja la gestión emocional de los alumnos del curso de Auxiliar de Carnicería y Charcutería

Fundación Intermedia Raval trabaja la gestión emocional de los alumnos del curso de Auxiliar de Carnicería y Charcutería

Cuando la COVID-19 llegó a nuestro país, los 21 alumnos y alumnas del curso de Auxiliar de Carnicería y Charcutería, que se desarrolla en el Punto de Formación Incorpora de Fundación Intermedia Raval, se encontraban en pleno aprendizaje. En aquel momento, y pese a la alta motivación y ganas de trabajar de todos los participantes, se tuvieron que cancelar las clases presenciales por el decreto del estado de alarma.

“El momento de comunicárselo a los alumnos fue difícil, ya que sabíamos la ilusión y expectativas que tenían en este curso del Punto de Formación Incorpora”, explican desde la entidad del Grupo Incorpora Barcelona. Por ese motivo, y pese a la incertidumbre inicial, los profesionales de la fundación enseguida se marcaron como objetivo seguir al lado de los alumnos, aunque fuera en la distancia. Así lo explican: “En esta nueva situación, creímos que era más importante que nunca seguir ofreciéndoles soporte y apoyo a los alumnos en estos momentos tan complicados”.

Fue entonces cuando el equipo de Fundación Intermedia Raval se planteó una nueva dinámica de trabajo, donde la tecnología y el seguimiento iban a ser los fundamentos de la formación a distancia. Tras valorar diversas opciones, los profesionales de la entidad nos explican cómo han adoptado su metodología: “Dado que no todos los alumnos disponen de acceso a internet en su casa ni recursos digitales, como un ordenador, el contacto establecido ha sido por WhatsApp y llamadas telefónicas, tanto a nivel individual como grupal. Creamos un grupo de WhatsApp con Inma Morales, técnica y formadora de Fundación Intermedia Raval, y los alumnos para que tuvieran un contacto constante”.

La gestión de las emociones, un punto de encuentro entre alumnos

En momentos como el que estamos viviendo, donde cada jornada es una montaña rusa de emociones, la formadora del curso del Punto de Formación Incorpora, creyó oportuno enfocar una de las sesiones formativas a reflexionar sobre la gestión de las emociones.

Esta sesión no solo tuvo como objetivo ayudar a los alumnos a reflexionar sobre este tema en concreto, sino que también se les transmitieron diferentes maneras de canalizar sus sentimientos y frustraciones. Asimismo, se les dio a conocer diferentes herramientas con las que hacer frente a las situaciones más adversas, aprendieron a identificar sus sentimientos y poderlos analizar, y se les inculcó la comunicación como un recurso para canalizar estas emociones, entre otros aprendizajes.

Para este ejercicio, la formadora se valió de un vídeo de los expertos en coaching emocional, El despertador, bajo el título “Conversando sobre emociones con Anna Soriano y Jordi Muñoz”, que analiza cómo los miedos e inseguridades nos paralizan y cómo aprender a darles la vuelta para mejorar la gestión emocional.

Positivismo, asertividad y motivación, las claves de la gestión emocional

Después de visionar la charla sobre gestión emocional, todos los participantes se han mostrado muy motivados y han querido compatir sus conclusiones y aprendizajes.

Algunos participantes, como Inma, han valorado el positivismo que se ha transmitido en la sesión: “Para obtener las recompensas que nos tiene preparada la vida, hay que luchar para conseguirlas y pensar en positivo”, comenta. Por su parte, Jakelín analiza cómo en el vídeo les han dado pautas para lograr sus propósitos: “Comentan que lo mejor es ir poniéndose pequeñas metas para alcanzar después objetivos más grandes”.

Otros alumnos han reflexionado sobre cómo afrontar los miedos y externalizar los sentimientos. Inma lo explica así: “Hay emociones que no exteriorizamos por el qué dirán, o por miedo a que se rían de uno, pero, con el tiempo, si coges confianza en ti mismo, te da más igual y las expresas, ¡te quitas un peso de encima!”. Judit, otra de las participantes del curso, también está de acuerdo en este aspecto: “Con el vídeo nos enseñan a no callar, pero a la vez decir las cosas con tacto. A no tener miedo a equivocarnos y a no quedarnos con el ‘y si…’. En especial, hubo una frase que me gustó mucho: El miedo llamó a la puerta, la confianza la abrió y el miedo se esfumó”.

Por último, Jessica hace un llamamiento a la educación emocional: “Pienso que gestionar las emociones es algo que no nos han enseñado en la vida, por eso, ahora nos toca aprenderlo nosotros solos y manejar situaciones que no son nada fáciles”. En este sentido, la alumna habla del “colapso mental”: “Ir acumulando sentimientos no es bueno, ni física ni mentalmente (…) Es algo que nos impide avanzar y perjudica a nuestro entorno”, puntualiza.

La sesión finalizó con una sensación de cohesión y positividad en el grupo que provocó comentarios esperanzadores y llenos de buenas vibraciones como: “hemos formado una familia y vamos todos a una”, “somos un grupo genial” o “ya queda nada para volver a estar unidos”.

Además de esta productiva sesión, la Fundación Intermedia Raval ha continuado trabajando con el grupo de usuarios y usuarias otros temas transversales como la creatividad, la participación, la responsabilidad y, obviamente, la motivación. Ahora mismo, y a la espera de ver cómo se retoman las clases presenciales, los alumnos del Punto de Formación Incorpora han manifestado su agradecimiento por la creación de este espacio virtual y esperan, con ilusión, poder finalizar la formación cuanto antes.

Compartir:

linkedin