La Fundación Privada Ilersis se suma al programa Incorpora para potenciar la empleabilidad de colectivos vulnerables

La Fundación Privada Ilersis se suma al programa Incorpora para potenciar la empleabilidad de colectivos vulnerables

Blanca Rossell, técnica de la Fundación Privada Ilersis, nueva entidad del Grupo Incorpora Lleida

Blanca Rossell, técnica de la Fundación Privada Ilersis, entidad recientemente adherida al Grupo Incorpora Lleida, nos explica los retos que se plantea la entidad junto con el programa para facilitar la inserción laboral de los colectivos más vulnerables.

La Fundación Privada Ilersis se ha adherido recientemente al resto de entidades del Grupo Incorpora Lleida con el objetivo de potenciar la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social. Blanca nos explica que, pese a que es ahora cuando aúna esfuerzos con el programa de inserción laboral de ”la Caixa”, la entidad lleva más de 20 años desarrollando proyectos con este objetivo, a lo que añade: “Además tenemos un Centro Especial de Trabajo (CET) en el que se apuesta por la inserción laboral de estas personas en la empresa ordinaria”, aclara la técnica.

Sobre los colectivos a los que la fundación atiende, Blanca explica: “Principalmente, son personas con discapacidad intelectual y/o con problemas de salud mental, colectivos con los que la fundación inició su actividad en 1975”.

Sin embargo, y aunque este sigue siendo el principal colectivo con el que la Fundación Privada Ilersis trabaja, la técnica comenta que, en los últimos 12 años, se ha ido ampliando progresivamente su ámbito de actuación a otras personas en riesgo de exclusión social. “Jóvenes migrantes, desocupados de larga duración, personas exprivadas de libertad, mujeres en situación de riesgo…”, concreta Blanca.

Si hablamos de las empresas, la técnica del Grupo Incorpora Lleida explica que, para conseguir las inserciones laborales de sus usuarios, la prospección y el contacto constante con las empresas es imprescindible. “Hemos de sensibilizar a las empresas sobre las capacidades y habilidades de las personas que son atendidas en el marco del programa de inserción laboral, y la posibilidad que tienen de ofrecerles oportunidades laborales a estos colectivos para combatir la exclusión social”, reflexiona Blanca.

El empleo, un eje fundamental para una vida mejor

La técnica de Fundación Privada Ilersis describe su día como lleno de “situaciones personales muy diferentes” y es que las necesidades de ocupación y las opciones que tiene cada persona son muy variadas. “A veces, incluso, son necesidades básicas, a las que el sistema público y los recursos existentes no han podido dar respuesta. Son situaciones graves en las que el trabajo puede ser un eje fundamental para logar una vida mejor”.

Para ofrecer la mejor solución a cada usuario de la entidad Incorpora, Blanca realiza entrevistas individuales. “En esos encuentros es donde se identifican las necesidades, motivaciones y competencias de cada uno”, concreta. A partir de este primer contacto, la técnica diseña un itinerario de inserción sociolaboral para cada usuario: “Se les da soporte en la búsqueda de trabajo a través de la confección del currículum, las plataformas de búsqueda online, la simulación de entrevistas de trabajo… También se les orienta y acompaña hacia aquellos recursos que pueden cubrir de forma integral su situación concreta”.

Cuando preguntamos a Blanca sobre lo mejor de su trabajo, no lo duda: “La satisfacción de haber podido contribuir a dar a personas demandantes de ocupación, un puesto de trabajo, motivándolas, empoderándolas y capacitándolas profesionalmente”.

Sensibilizando a empresas responsables para ofrecer oportunidades a colectivos vulnerables

Aunque el centro del programa Incorpora son las personas, Blanca no quiere perder la oportunidad de destacar el papel clave que juegan las empresas en todo el proceso. “La búsqueda de nuevas empresas colaboradoras es una de las labores más importantes. Hay que establecer contacto con los empresarios, conocer su actividad productiva, transmitirles los valores del programa Incorpora, y las necesidades laborales de las personas, así como sus potencialidades”, resume la técnica. Esta es la única manera, según comenta, de ampliar la red de empresas colaboradoras del programa de inserción laboral en el territorio y consolidar la relación con aquellas que ya colaboran.

Sin embargo, confiesa que esta tarea no es fácil: “Lo más difícil es generar la confianza suficiente en el tejido empresarial del territorio para que participen en el proyecto de manera activa y nos confíen la búsqueda de los candidatos adecuados para cubrir las posibles vacantes que surjan”.

Desde que la entidad se adhirió al programa Incorpora hace poco más de dos meses, ya ha diseñado un itinerario sociolaboral para 25 personas en situación o riesgo de exclusión social. A la espera de las primeras inserciones, Blanca explica que las perspectivas son buenas y que, tanto para los técnicos como para los usuarios de la entidad, la experiencia está siendo muy satisfactoria.

Compartir:

linkedin