Los alumnos del curso de Atención al Cliente finalizan su formación a distancia y algunos ya participan en sus primeros procesos de selección

Los alumnos del curso de Atención al Cliente finalizan su formación a distancia y algunos ya participan en sus primeros procesos de selección

Mónica García Pastrana, técnica y formadora de Espávila Segovia, ha enviado un mensaje de ánimo a los alumnos a través de un vídeo que ha servido como acto de clausura online.

Los 15 alumnos del curso de Atención al Cliente, desarrollado en el Punto de Formación Incorpora que gestiona Espávila Segovia, han finalizado con éxito su formación pese a la crisis sanitaria. En la primera parte del curso, que se impartió de forma presencial, los alumnos trabajaron dinámicas de grupo y diferentes actividades de role playing para poder afrontar con éxito procesos de selección y su posterior inserción laboral.

La segunda parte, que tuvo que realizarse de forma online por el decreto del estado de alarma y el consecuente confinamiento, continuó poniendo el foco en mejorar la empleabilidad de los alumnos. “En este bloque ha sido de gran utilidad la implementación del Pack de Flexibilidad de Emplea +, ofrecido por el programa Incorpora a través de Accenture”, puntualiza Mónica García, formadora y técnica de inserción laboral de Espávila Segovia.

A través de llamadas telefónicas y contacto online, se han ido planteando tareas a los participantes, teniendo en cuenta siempre sus posibilidades, demandas y necesidades. Asimismo, se han realizado sesiones de forma individual para hacer un seguimiento de cada persona que han sido muy bien recibidas por los implicados, una atención personalizada que es uno de los rasgos diferenciales del programa Incorpora.

También durante la formación online, los alumnos han trabajo competencias transversales como la autoestima, la comunicación o la resolución de conflictos. Este tipo de competencias, además de ser muy útiles en el entorno laboral, son un gran aliado en situaciones de la vida cotidiana, e incluso en momentos tan anómalos como el que estamos viviendo, donde el autoconocimiento y el desarrollo personal son claves para gestionar correctamente la situación. Tania D. G., una de las participantes del curso, lo valora así: “En mi opinión el valor práctico que puede tener este curso, además de aplicarse en el entorno laboral, es la capacidad que nos ha dado de autoconocimiento”. Por su parte, María Nieves M. C., también alumna del curso de Atención al Cliente, comenta: “Estoy muy contenta de haber realizado este curso porque, de la forma en la que está diseñado, he podido aclarar dudas que tenía, además de reforzar competencias transversales como la flexibilidad y la empatía. Por otra parte, he llegado a la conclusión de que la mejora continua es algo que nunca debe finalizar”.

Competencias digitales y espíritu de superación en tiempos de confinamiento

El nuevo escenario planteado por la crisis sanitaria no ha sido impedimento para que tanto alumnos como profesores se hayan adaptado a las circunstancias y hayan seguido con el aprendizaje de forma online.

Además, el curso que ha tenido una duración de 175 horas, ha servido para fortalecer el manejo de nuevas tecnologías y la posibilidad de dar un valor añadido al currículum de aquellos alumnos y alumnas que tuvieran carencias en la vertiente digital.

Un paso más cerca de la inserción laboral

Finalmente, el curso ha finalizado de forma online, ya que ha preferido evitarse la entrega de diplomas presencial para evitar riesgos innecesarios ante la situación de pandemia global. Así, la formadora del curso, Mónica, ha realizado un vídeo de felicitación y ánimo para los alumnos y alumnas para alentarles en el siguiente paso: el salto al mercado laboral. Además, cada participante ha recibido por correo electrónico el diploma que acredita que ha finalizado con éxito su formación. “De esta manera, hemos querido recordarles que seguimos a su lado y que les daremos el apoyo y la ayuda necesaria para que el empleo pronto sea una realidad”, puntualiza la técnica de Espávila Segovia.

Pese a que fueron muchas empresas las que quisieron colaborar con el curso del Punto de Formación Incorpora, el estado de alarma detuvo cualquier tipo de actividad en entornos de trabajo real, como las prácticas no laborales que, finalmente, se tuvieron que suspender. “No han podido tener el contacto con el trabajo real”, lamenta Mónica. Sin embargo, el compromiso por parte del tejido empresarial segoviano no ha caído en saco roto y ya son once los alumnos que han entrado a formar parte de procesos de selección, a la espera de que se normalice la situación y estas candidaturas puedan materializarse en inserciones laborales.

Compartir:

linkedin