“El programa Incorpora me ha hecho aumentar la confianza en mí misma”

“El programa Incorpora me ha hecho aumentar la confianza en mí misma”

Realizar uno de los itinerarios personalizados de inserción laboral de Incorpora le ha permitido a Tatiana Abigail Hernández encontrar un trabajo

Hasta hace solo unos meses, Tatiana Abigail Hernández era una persona que afrontaba la inserción laboral con inseguridad e incertidumbre debido, en parte, a su falta de experiencia profesional.

A día de hoy la situación de esta joven es muy diferente: no solo ha logrado encontrar un empleo, sino que, además, ha ganado seguridad en sí misma.

La formación: el primer paso de Tatiana hacia la inserción laboral

En septiembre del 2018 Tatiana Abigail tenía ante sí un futuro incierto en lo relativo a su situación laboral: al igual que muchos jóvenes, no contaba con experiencia laboral ni tampoco formación profesional específica.

Estas circunstancias le habían generado ciertas inseguridades y miedos que suponían un freno a la hora de lanzarse al mercado laboral, pues creía que no estaba preparada para afrontar un reto de esas características.

Tatiana decidió que, si quería darle un giro a su vida, tendría que surgir de su propia iniciativa. Con esta idea en mente comenzó a buscar diferentes opciones relacionadas con la formación con el apoyo de una educadora, a través de la cual conoció al programa Incorpora. “Pensé que necesitaba formarme para poder conseguir un trabajo. Así que decidí buscar algunos cursos. […] Mi educadora me ayudó a buscar cursos que me sirvieran y empecé una formación en pescadería”, recuerda.

El primer contacto con el mercado laboral

La formación que Tatiana escogió para comenzar esta nueva etapa de su vida fue el Curso de Pescadería impartido por el Punto de Formación Incorpora (PFI) que gestiona la Asociación Saó-Prat, entidad colaboradora del Grupo Incorpora Barcelona.

Durante la formación pudo conocer los aspectos más técnicos del puesto de dependiente de pescadería y trabajar diferentes competencias transversales, tales como la comunicación interpersonal o la gestión del tiempo. Además, junto con sus compañeros de formación, tuvo la oportunidad de poner en práctica lo aprendido gracias a la colaboración de diferentes empresas del sector que se encargaron del aprendizaje práctico del curso. En el caso de la joven, esta formación práctica vino de la mano del equipo de Alcampo, quienes le dieron las claves para realizar correctamente todas las tareas del puesto.

Todo esto no solo le dio a la joven la oportunidad de conocer un entorno de trabajo real, sino que también le ayudó a superar su inseguridad y aumentar su autoestima.

El programa Incorpora, impulsando la empleabilidad de los más vulnerables

Tras finalizar su formación, llegó el momento que Tatiana estaba esperando: durante el período de la campaña de Navidad surgió una vacante en el equipo de pescadería en un centro comercial Alcampo y, gracias al aprendizaje adquirido, comenzó a formar parte de él.

Además, este caso es, sin duda, un claro ejemplo del papel que la inserción laboral juega en el bienestar y la seguridad personal de personas en riesgo de exclusión pues, como destaca Tatiana: “He aumentado la seguridad en mí misma. Cuando llegué a la formación era muy insegura y no me veía capaz de estar de cara al público”. La joven añade que uno de los puntos fuertes de Incorpora es el hecho de que facilite las herramientas y recursos a los usuarios para que alcancen los objetivos marcados.

Por todo ello, no nos extraña que cuando le pedimos que haga un balance sobre su paso por el programa Incorpora, afirme: “Los técnicos Incorpora me han ayudado un montón, y también los profesores de las empresas colaboradoras en el curso. Y no solo en la formación: también me han apoyado mucho en otros aspectos más personales”.

Durante sus más de 12 años en el mundo de la integración sociolaboral, el programa Incorpora ha atendido a miles de personas en riesgo de exclusión, y ha logrado un total de 200.746 inserciones laborales.

Compartir:

linkedin