“Lo mejor de mi trabajo es ver cómo existen las segundas oportunidades”

“Lo mejor de mi trabajo es ver cómo existen las segundas oportunidades”

Hablamos con Leticia Curbelo, técnica de inserción laboral y coordinadora del proyecto Formación para el empleo de la Fundación Adsis Canarias. Nos explica los logros, metas e ilusiones de la entidad y su día a día mejorando la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social.

Leticia lleva vinculada al programa Incorpora desde el 2010, con el que empezó a colaborar como técnica de reinserción laboral a través de la Fundación Adsis Canarias. En el 2015, su labor como técnica en la entidad, le permitió dar un paso en su carrera profesional y convertirse en la coordinadora del proyecto Formación para el Empleo que gestiona la entidad. Un proyecto de acompañamiento a jóvenes de entre 16 y 30 años en situación de vulnerabilidad, que tiene como objetivo mejorar su empleabilidad a través del desarrollo de competencias técnicas, básicas y profesionales. Es a través de este proyecto que Leticia vehicula la labor del programa Incorpora y de sus puntos formativos y de autoempleo. “Como coordinadora realizo seguimiento de los diferentes equipos multidisciplinares y velo para que juntos alcancemos los objetivos e indicadores definidos para cada proyecto”, aclara.

La Fundación Adsis Canarias, entidad colaboradora del programa Incorpora donde Leticia es coordinadora del proyecto Formación para el empleo, cuenta con más de 50 años de experiencia en acción social. Su principal objetivo, tal y como ella misma explica, es “construir una sociedad más justa, solidaria e inclusiva”. En la actualidad, la fundación atiende a más de 22.000 personas a través de 8 programas de acción social en 12 provincias de España. “Además, nuestros programas de cooperación al desarrollo y comercio justo apoyan a más de 150.000 personas (entre población directa e indirecta) en 3 países de América Latina”, añade Leticia.

Las claves de la Fundación Adsis Canarias y el proyecto Formación para el empleo

Pese a que desde el proyecto Formación para el empleo se desarrollan varias vías de gestión enfocadas a mejorar la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión social, hay unas pautas que son comunes en todas ellas para garantizar un correcto cumplimiento de los objetivos marcados:

Acompañamiento: se utiliza una metodología basada en el acompañamiento y seguimiento de cada persona. “Esto se hace de forma individual y elaborando un perfil específico de cada usuario con el objetivo de planificar una intervención lo más ajustada posible (tutorías individuales, tutorías familiares, análisis y diagnóstico laboral…)”, recalca la técnica.

Formación: desde la entidad se organizan diferentes acciones formativas como cursos, Puntos Formativos Incorpora, certificados… en diferentes ramas profesionales. Leticia explica que, además, “Acompañamos, derivamos y animamos a la formación continua y al reciclaje profesional”.

Inserción e intermediación empresarial: “En todos los proyectos se realiza intermediación y prospección empresarial con el objetivo de favorecer y facilitar el acceso de las personas destinatarias al mercado laboral”, explica la coordinadora del proyecto Formación para el empleo. En esta línea de actuación se tratan diferentes aspectos como la información de deducciones/bonificaciones para empresas, la gestión de ofertas y bolsa de empleo, los convenios de colaboración o el asesoramiento para montar un negocio propio como hizo el Punto de Autoempleo de Canarias con el caso de la usuaria Acoraida.

Experiencias solidarias de aprendizaje-servicio: también se dinamizan diferentes acciones y experiencias solidarias en las que las personas participantes se ponen al servicio de otros colectivos vulnerables. “Es una forma de trabajar la reparación del daño a través de la ayuda y del acompañamiento a otras personas que lo necesitan”, aclara Leticia.

Un día a día repleto de motivación

Leticia explica que su día a día es gratificante porque comprueba constantemente que las personas con las que trabaja reconducen sus vidas, “adquieren competencias, mejoran su autoestima, acceden al mercado laboral, mejoran las relaciones familiares y personales…”, a lo que añade: “Son personas que necesitan ser acompañadas y asesoradas para retomar las riendas de sus vidas, y gracias a todos los proyectos, especialmente al programa Incorpora, programa Reincorpora y el Punto de Autoempleo Incorpora, se les ofrecen múltiples servicios que les permiten recuperar sus vidas”.

Según confiesa la técnica, lo mejor de su trabajo es “ayudar a personas con mayor dificultad, creer en las personas y ver cómo realmente existen las segundas oportunidades”, mientras que cree que lo más difícil es “ver cómo continúan existiendo barreras con aquellos que tienen mayores dificultades, además de estigmas que aún existen en el sector empresarial”.

El trabajo diario de un técnico está repleto de anécdotas y éxitos que les animan a seguir mejorando cada día. Leticia recuerda especialmente el caso de la colaboración con la empresa Alemán-Decker con el Punto Formativo Incorpora para desarrollar el curso de almacén y ventas. La empresa quedó muy satisfecha y, además, contrató a 2 de los 3 alumnos que habían realizado las prácticas nada más acabar.

Un programa que aporta vida

Gracias al programa Incorpora, la Fundación Adsis Canarias ha atendido a 515 personas, con la colaboración de 103 empresas, y ha logrado 147 contrataciones. Así lo resume Leticia: “El programa Incorpora permite y fomenta el tejido asociativo entre las entidades que nos dedicamos a la acción social y consigue crear vías de comunicación y canales de participación entre el sector empresarial y las entidades sociales”, y concluye: “El programa Incorpora aporta vida a las personas, “recupera personas” y consigue devolver la ilusión y motivación a aquellas que tienen mayores dificultades”.

Compartir:

linkedin