Esfuerzo, constancia y actitud: las claves de la inserción de Daniel

Esfuerzo, constancia y actitud: las claves de la inserción de Daniel

Conocemos el caso de Daniel, quien, con mucho apoyo, dedicación y orientación laboral del programa Incorpora, ha logrado alcanzar su meta laboral.

Los inicios: formación y primera experiencia laboral

Daniel conoció Fundació Pro-Penedès al realizar el Curso de Operario de Limpieza que se desarrollaba en el Punto de Formación Incorpora que gestiona la entidad. “Era la primera vez que conseguía un diploma, y eso me hizo mucha ilusión. Fue el empujón que necesitaba”, confiesa el usuario emocionado.

Sin embargo, pese a la formación y las ganas que tenía de trabajar, el camino hacia la inserción laboral no fue fácil. Los profesionales de Fundació Pro-Penedès, que están especializados en la atención de personas con discapacidad, lo explican así: “Daniel tenía algunas dificultades cognitivas y una actitud demasiado impulsiva, y eso lo convertía en una persona vulnerable que podía tener más dificultades para conseguir un empleo”.

El joven, por su parte, explica que su trayectoria laboral nunca ha sido sencilla debido a su discapacidad: “Esto me limita a la hora de realizar tareas que suponen un esfuerzo físico continuado. Más tarde, además, descubrí que también tenía dificultades emocionales y adaptativas”.

Sin embargo, y pese a las trabas que encuentran muchas veces las personas con discapacidad en el ámbito laboral, el usuario pudo encontrar un empleo como operario de limpieza y auxiliar de cocina en un restaurante de comida rápida, donde estuvo trabajando durante unos meses. “Siempre hemos valorado a Daniel como un buen trabajador, responsable ante las tareas asignadas y con unos hábitos laborales bastante competentes” comentan desde la entidad.

Una segunda oportunidad al lado de Incorpora

Tres años más tarde, Daniel vuelve a llamar a la puerta de Fundació Pro-Penedès: “En aquel momento mi vida personal y económica era muy desesperante”, comenta. Desde la entidad explican la situación en la que llegó Daniel y los primeros pasos que decidieron dar junto a él: “Conocíamos muy bien su perfil y cómo trabajar para conseguir mejoras actitudinales. El primer paso era que él tomara conciencia de sus dificultades y de la necesidad de hacer cambios en su manera de afrontar la realidad”.

Daniel, por su parte, confiesa que tenía las ideas muy claras: “Quería un puesto de trabajo porque creía que sería la solución a mis problemas. En principio no me interesaba nada más, pero desde Fundació Pro-Penedès fueron sinceros y me dijeron que no me acababan de ver preparado para entrar en el mundo laboral de manera inmediata”, resume el usuario.

Ante esta situación, los profesionales de la entidad del Grupo Incorpora Barcelona recomendaron a Daniel empezar por diseñar un itinerario sociolaboral que asentara las bases de una larga y estable trayectoria laboral. Para ello, empezaron trabajando sus competencias actitudinales, un factor clave que las empresas valoran mucho en sus procesos de selección. 

Daniel, sin embargo, explica que no siempre estuvo de acuerdo con el planteamiento de la entidad: “Reconozco que en muchos momentos no estuve de acuerdo con los pasos que había que tomar y mostré reticencia, pero las profesionales del programa Incorpora siempre me dieron argumentos que me hicieron volver al itinerario pactado”.

Inserción social para conseguir la inserción laboral

Finalmente, Daniel pudo trabajar en varias empresas donde, pese a no conseguir un contrato estable, pudo reforzar su empoderamiento y autocrítica: “He empezado a entender la necesidad de saber qué significa una buena actitud para mantener un trabajo”. Gracias a ello, el usuario pudo descubrir dónde se sentía cómodo y cómo podía mejorar su actitud ante el trabajo. “Conseguimos que Daniel fuera contratado en algunos puestos de trabajo y, con ellos, detectamos la profesión en la que mejor se desenvuelve: la limpieza industrial”, añaden desde Fundació Pro-Penedès.

Los profesionales Incorpora explican que, en el caso de este usuario, trabajaron mucho la prospección laboral para conseguir oportunidades laborales, pero la impulsividad que mostraba el joven en muchas ocasiones no le permitía mantener un puesto de trabajo mucho tiempo. Sin embargo, con paciencia y mucho trabajo conjunto, lograron conseguir el equilibrio. “Con constancia, y tras un año y medio, conseguimos que Daniel fuera cada vez más consciente de en qué aspectos se equivocaba, ya que no todo reside en tener un buen rendimiento laboral”, resumen los profesionales de la entidad. 

Siguiendo esta línea, los técnicos de inserción Incorpora reflexionan sobre la importancia de mantener una buena actitud en el ámbito laboral como pieza clave para mantener un empleo. “No podemos tener una inserción laboral de éxito, si primero no trabajamos una buena integración social”. 

La recompensa a la perseverancia

Finalmente, gracias a la colaboración de Pro-Penedès, el Servei d’Ocupació del Ajuntament de Vilafranca del Penedès y Garbet Cooperativa de Inserció, Daniel ha logrado un puesto de trabajo estable en el que se siente satisfecho: “Allí tengo seguimiento de la entidad Incorpora para poder consolidar mi puesto de trabajo y mejorar mis competencias actitudinales”.

Ante esta nueva realidad, el usuario asegura sentirse muy feliz y reflexiona sobre la oportunidad que supone para su autonomía personal y trayectoria laboral: “Además de estar trabajando en una profesión que me gusta, este trabajo me ha permitido conocerme a mí mismo, saber qué quiero mejorar y qué puedo aportar. Interiorizar estos conocimientos es y será la clave para mi éxito profesional”, asegura.

Las personas con discapacidad como Daniel forman parte de los colectivos en riesgo de exclusión social a los que presta apoyo el programa Incorpora. En estos casos, la intervención parte de la base de que el usuario debe ser parte de su itinerario en todo momento para, poco a poco, ir alcanzando las metas fijadas y no perder de vista el objetivo: la inserción laboral. Desde Pro-Penedès, trabajan bajo esta premisa en la inclusión de personas con discapacidad y no dudan que, con esfuerzo y realizando un buen trabajo previo, todas las personas pueden encontrar su oportunidad laboral: “Cada persona necesita su tiempo y todas las oportunidades que se le puedan ofrecer. En el caso de Daniel, lo está intentando y, por supuesto, lo está consiguiendo”. 

Compartir:

linkedin