Los quince alumnos del curso “Per la feina… forma’t!” de Fundació Projecte Aura siguen su formación online

Los quince alumnos del curso “Per la feina… forma’t!” de Fundació Projecte Aura siguen su formación online

Roger Pena, formador del curso del PFI de Fundació Projecte Aura (en el centro inferior de la imagen), junto a algunos de los alumnos durante una videollamada grupal.

Como muchos de los cursos de los Puntos de Formación Incorpora (PFI), el curso “Per la feina… forma’t!” tuvo que detener sus clases debido al decreto del estado de alarma a mediados de marzo. Sin embargo, los profesionales Incorpora de Fundació Projecte Aura, entidad que gestiona el PFI, enseguida se adaptaron a la nueva situación y, solo tres días después de detener la formación, la reanudaron de forma online.

El curso, que tiene una duración de 260 horas en total, quedó interrumpido cuando se estaba impartiendo la formación teórica que se retomó telemáticamente junto con el bloque de competencias transversales. Para ello, el formador del curso, Roger Pena, adaptó los contenidos a las nuevas necesidades de la formación y a las particularidades del formato online.

Fundació Projecte Aura concreta que el objetivo principal de continuar con la formación ha sido intentar que todos los participantes “sigan activos en su camino hacia la inserción laboral”. Ante esta medida, la mayoría de alumnos y familias han transmitido su agradecimiento por la continuación del curso pese a las dificultades, y han puesto en valor la importancia de mantener una cierta rutina dentro del confinamiento.

La nueva dinámica del curso se ha basado en la realización de videotutorías para asegurarse de que los alumnos pudieran seguir la formación en la distancia, resolviendo dudas, impartiendo temario y dándoles apoyo emocional en estos momentos tan inciertos para todos. Así, se han realizado sesiones grupales en las que se ha seguido con normalidad el temario planificado para el curso que se espera finalizar cuando se normalicen las cosas y los alumnos puedan finalizar las 84 horas que les restan de prácticas no laborales en empresas de diferentes sectores.

Acercando la tecnología a las personas con discapacidad intelectual

Adaptar las clases al nuevo formato digital ha supuesto todo un desafío para Fundació Projecte Aura, pero también para los alumnos del curso, ya que algunos de ellos tienen carencias en competencias digitales, además de falta de recursos. “Al principio costó adaptarnos a las nuevas tecnologías y a todo lo que la formación online requería”, comenta el técnico del Grupo Incorpora Barcelona, a lo que añade: “En algunos casos, los alumnos no disponían de los recursos necesarios, por lo que desde Aura hemos facilitado los dispositivos tecnológicos necesarios a aquellas familias que no tenían acceso para garantizar que todos los participantes pudieran seguir con la formación”.

Además de lo que ha supuesto realizar una formación online, ya que para algunos participantes era su primera vez, el curso ha tenido el reto añadido de aprender a trabajar con determinados programas y aplicaciones, herramientas que les serán muy útiles en su futura trayectoria laboral. “Esta formación me ha ayudado a practicar con programas como Word, Excel y Adobe Acrobat”, puntualiza X. G., uno de los alumnos. P. R., por su parte, comenta: “Desde mi punto de vista, ha sido una gran experiencia que me ha permitido aprender muchas cosas, entre ellas, saber utilizar bien los programas que hemos utilizado estos días de confinamiento en casa, pero también sobre el ámbito laboral”.

La formación como trampolín para la inserción laboral

El curso “Per la feina… forma’t!” es una formación destinada a personas con discapacidad intelectual que están en búsqueda activa de empleo. Para cumplir con esta meta, los profesionales Incorpora del PFI han dotado a los alumnos de competencias técnicas y transversales de manera grupal, de modo que estos han podido intercambiar impresiones entre ellos, aunque también se ha ofrecido atención individual para ajustar el apoyo al caso particular de cada persona. “Es importante mantener la mente activa y poder dar respuesta grupal, pero también lo es la atención individual para responder ante situaciones que puedan surgir en momentos complicados”, aclara Roger, el formador.

De esta manera, y conforme vaya avanzando el curso, se valorarán las aptitudes y habilidades adquiridas de cada alumno para potenciar esa vertiente y poderle derivar, así, al perfil de prácticas no laborales que mejor encaje.

Creo que esta formación es el paso definitivo que me va a ayudar a encontrar un trabajo y, además, me ha hecho conocer a unos compañeros fantásticos que, a día de hoy, se han convertido en mis amigos”, explica con satisfacción A. A.

Asimismo, la formación ha tenido un fuerte componente social y de cohesión de grupo que han destacado varios de los participantes. J. M. lo explica así: “Ir a Aura es una buena forma de conocer gente nueva y hacer amistades. Aparte de formarte, creces como persona y enriqueces tus conocimientos profesionales, algo que siempre va bien para conocerse a uno mismo para mejorar y poder destacar así, entre otros candidatos”.

Las personas con discapacidad intelectual forman parte de uno de los colectivos que más barreras encuentra a la hora de acceder a un empleo. Por eso, las entidades Incorpora especializadas en este colectivo, como Fundació Projecte Aura, realizan una gran labor con las empresas para romper estigmas, falsos mitos y hacerles partícipes de la integración en la sociedad de estas personas a través del empleo. Así, durante el 2019, el Grupo Incorpora Barcelona facilitó la inserción laboral de 498 personas con discapacidad intelectual.

Compartir:

linkedin