Fundación Novaterra continúa con la formación de Ayudante de Cocina desde el confinamiento e impulsa una inserción laboral

Fundación Novaterra continúa con la formación de Ayudante de Cocina desde el confinamiento e impulsa una inserción laboral

Como el resto de formaciones Incorpora, el Curso de Ayudante de Cocina del Punto de Formación Incorpora (PFI) gestionado por Fundación Novaterra tuvo que suspender sus clases presenciales debido al confinamiento. Sin embargo, la entidad ha sabido adaptar la formación para que los alumnos puedan continuar su aprendizaje desde sus casas. Hoy, nos explican cómo, con mucha implicación y esfuerzo, el camino de los alumnos hacia la inserción laboral sigue su curso e, incluso, cómo una alumna ya ha conseguido un empleo.

“Debido a la crisis sanitaria tuvimos que detener las clases presenciales. Era inviable continuar la formación tal y cómo estaba planteada”, empieza reflexionando una representante de la entidad Incorpora Fundación Novaterra de Valencia, y añade: “No obstante, hemos continuado el acompañamiento de manera telemática, con el objetivo de mantener la rutina de trabajo creada, por una parte, y también para que el grupo no se desactive ni se desmoralice”.

Los alumnos han agradecido desde el primer día la rápida adaptación del curso a la nueva situación. Así lo explica Nisrine, una de las alumnas: “Cuando me dijeron que íbamos a parar el curso de Ayudante de Cocina me sentí muy mal, por todo el tiempo y el esfuerzo que había invertido para poder hacer el curso. Lo que no sabía en ese momento es que desde Fundación Novaterra iba a estar acompañada y a seguir con el curso por vía telemática, por eso, quiero dar las gracias a cada persona que trabaja en Novaterra, y a mis profesoras Pepa y Magda”.

Sin embargo, y pese a la rápida reacción de la entidad ante el nuevo escenario, el equipo de Fundación Novaterra recuerda que hay partes de la formación, como por ejemplo las prácticas no laborales, que tendrán que esperar a que se restablezca la normalidad: “Ahora mismo, estamos abordando las partes que podemos telemáticamente y a la vuelta montaremos “el puzzle” con todas esas piezas sueltas, dando sentido al curso de manera completa”.

Desde Fundación Novaterra confiesan que la situación no está siendo fácil, pero que los alumnos han sabido adaptarse rápidamente y han mostrado mucha iniciativa en la distancia. Así lo explican: “No podemos decir que estamos continuando el curso de la misma forma que lo estábamos haciendo en clase, aunque estamos intentando hacerlo de la mejor forma posible para, así, poder cerrar el curso con éxito a la vuelta, tanto con contenidos que no hayamos podido impartir como con las prácticas no laborales en las empresas”. Sobre la actitud de los alumnos comentan: “Ellos lo están recibiendo bien, agradecen que estemos ahí y que los acompañemos día a día”.

Además de ser un aprendizaje constante para los participantes de la formación, las profesionales Incorpora también declaran que para ellas está siendo una nueva manera de trabajar que les ha aportado mucho: “Vamos construyendo y afinando la formación sobre la marcha en este nuevo escenario. ¡Así que también está siendo todo un aprendizaje muy enriquecedor para nosotras!”, puntualizan.

El paso a paso de las formaciones durante el confinamiento

Las técnicas de Fundación Novaterra, entidad del programa de inserción laboral, han seguido una serie de pasos para poder seguir la formación en la distancia con cierta normalidad. En primer lugar, se han asegurado de que todos los alumnos pudieran seguir con la formación online: “Lo primero de todo ha sido revisar las conexiones a internet de las personas participantes del curso y, a las que carecían de ella, proporcionarles una conexión para que no estuvieran en desventaja respecto de las demás personas”, comentan, y aclaran: “Hemos tenido en cuenta las capacidades tecnológicas de cada persona. La mayoría no tienen ordenador, y muchas personas no saben gestionar cosas tan básicas como un Word o un PowerPoint, así que nos hemos adaptado a eso”.

Jorge, uno de los alumnos, lo explica desde su experiencia: “Para solventar un poco esta situación han buscado soluciones y me han dado una nueva tarjeta telefónica con conexión a internet que me permitirá ponerme al día con las clases y estar en contacto con los compañeros y compañeras del curso”, a lo que añade: “Por muy difícil que sea la situación, siempre hay gente dispuesta a colaborar y demostrar humanidad y solidaridad. De esta saldremos más fuertes y concienciados”.

El segundo paso ha sido mantener tutorías individuales cada semana por llamada telefónica, WhatsAppp o videoconferencia. “Además, también hemos realizado videoconferencias en grupos de tres”, añaden. Asimismo, las formadoras han ido enviando enlaces, documentos, vídeos cortos de interés, además de tips sobre motivación y desarrollo personal, entre otros.

“Por último, también estamos desarrollando sesiones formativas a través de videoconferencia, en las que se trabajan, por un lado, las cuestiones ya planteadas en los otros canales y, por otro, nuevos contenidos que pueden haber sido detectados como importantes tras realizar un seguimiento con el alumnado”, resumen las técnicas Incorpora de la fundación. Sin embargo, también comentan que para estas sesiones es difícil hacer coincidir a todo el grupo: “Muchos de los participantes del curso viven en entornos de precariedad con mucha desventaja social. La mayoría son madres solas con hijos o hijas a su cargo que viven en pisos muy pequeños o centros de acogida”.

Un crecimiento laboral pero también personal

La formación de Ayudante de Cocina especializada en colectividades se divide en dos bloques muy diferenciados: “Hay una parte de conocimientos específicos, dirigidos a la preparación competencial de un perfil polivalente que se ocupe de dar apoyo al cocinero en la preparación y condimentación de las comidas. Además, también se forma en mantenimiento de los útiles e instalaciones de cocina, e igualmente, en la realización de tareas propias de comedor-office en las distintas residencias y/o colectividades”, resumen desde la entidad.

Pero además de formarse para conseguir las competencias necesarias del puesto específico, los alumnos también están adquiriendo aprendizajes que les preparan para el entorno laboral de forma más genérica. “Por otra parte está el bloque de competencias transversales, donde ponemos el foco en las habilidades específicas, en función de los requisitos marcados por los diferentes centros de trabajo, y donde se tratan, especialmente, aspectos como el trabajo en equipo, la comunicación asertiva y la empatía o la resolución de conflictos y la gestión del tiempo, entre otros”, aclaran.

La inserción laboral de Modesta en tiempos de coronavirus

Pese a que el curso aún no ha finalizado, y que aún falta completar algunos de los contenidos técnicos y las prácticas no laborales, una de las alumnas ya ha conseguido la inserción laboral en uno de los servicios esenciales que han seguido activos durante todo el confinamiento provocado por el coronavirus, una residencia para personas mayores.

“Justo esta semana, una de nuestras alumnas, Modesta, se ha incorporado a trabajar en la residencia de la localidad de Alfambra, Teruel”, comenta satisfecha una de las técnicas de Fundación Novaterra, y continúa: “Además, Modesta tiene mucha experiencia en la atención de personas dependientes, lo que le ha supuesto una plaza que, seguramente, sea estable, así que sin dudarlo dos veces, aceptó el puesto. ¡Desde aquí te deseamos mucha suerte, Modesta!”.

Aunque Modesta es la única persona que, de momento, ha conseguido la inserción laboral, el resto de alumnos siguen muy motivados pese al confinamiento: “Estoy encantada con este curso. Me siento muy afortunada de poder formar parte de un grupo tan maravilloso, ya que desde el minuto uno formamos un gran vínculo. En Novaterra he aprendido a luchar por mis sueños y a valorar cada minuto de mi tiempo”, comenta Selena, una de las alumnas. Carmita, por su parte, hace una reflexión tras estas semanas de formación en la distancia: “Yo le diría a cualquiera que quiera encontrar un trabajo que nada le detenga para alcanzar lo que desea, que olvide los problemas y recuerde que las tormentas solo hacen más fuertes a los débiles”, comenta sonriente.

Empresas responsables y comprometidas con los colectivos vulnerables

Son varias las empresas que están colaborando con el curso de Ayudante de Cocina del programa de inserción laboral de ”la Caixa”. Además de la residencia de Alfambra, que ya ha contratado a una de las alumnas, hasta el momento, han colaborado Mediterrany Culinary Center, el espacio donde se han impartido las clases prácticas, y Makro que ha facilitado los productos necesarios. Las profesionales Incorpora valoran mucho la predisposición de ambas empresas: “Mediterrany Culinary Center es maravilloso y nos están dando muchas facilidades. También querríamos dar las gracias a Makro”.

Sin embargo, las representantes de la entidad Incorpora recuerdan que el curso aún está en marcha y que aún hay empresas que pueden potenciar sus políticas de responsabilidad social corporativa a través de una colaboración con el PFI: “¡Estas colaboraciones solo son las que hemos conseguido de momento! La parte importante vendrá tras su finalización, con todas las empresas responsables con las que ya estábamos conversando para la realización de las prácticas no laborables, y que es el último paso antes de las esperadas contrataciones”.

Compartir:

linkedin