Los alumnos de uno de los PFI de Valladolid finalizan el Curso de Atención al Cliente y Comercio

Los alumnos de uno de los PFI de Valladolid finalizan el Curso de Atención al Cliente y Comercio

Los alumnos tras su formación en la tienda de Flying Tiger Copenhagen, una de las empresas colaboradoras del curso.

Varios alumnos del Punto de Formación Incorpora de Valladolid, gestionado por la Fundación Rondilla, han participado en el Curso de Atención al Cliente y Comercio.

Esta formación les ha valido a los participantes para conocer los aspectos más técnicos de los diferentes puestos dentro del mundo del comercio y, también, para desarrollar sus competencias transversales. Además, han podido conocer de manera cercana la realidad de estos trabajos, gracias a la formación que han recibido de parte de los profesionales de Kiabi, Sprinter y Flying Tiger Copenhagen, empresas colaboradoras del curso.

Empresas comprometidas con la inserción sociolaboral de los más vulnerables

Los alumnos del Curso de Atención al Cliente del Punto de Formación Incorpora (PFI) han finalizado su formación tras varias semanas de aprendizaje. Este curso ha sido organizado por los técnicos Incorpora de la Fundación Rondilla Valladolid, entidad colaboradora del programa Incorpora que gestiona uno de los dos PFI de Valladolid.

En la primera parte del curso, los participantes han podido conocer de manera teórica los aspectos fundamentales que envuelven el trabajo en un comercio, como la atención al público, el proceso de implantación de producto o la gestión de almacén y tienda. Posteriormente, han podido poner en práctica todo lo aprendido durante la parte de formación práctica, que ha sido impartida por Kiabi, Sprinter y Flying Tiger, empresas colaboradoras del programa Incorpora.

Los profesionales de Kiabi han realizado unas jornadas organizadas por su responsable, Alfonso Ojosnegros, en las que los alumnos han podido formarse en los diferentes puestos que se ejercen en sus comercios, lo que les ha permitido conocer la realidad laboral en un ambiente de trabajo real, desde diferentes puntos de vista.

Por su parte, el equipo de la tienda Flying Tiger Copenhagen de Valladolid, de la mano de su responsable de Recursos Humanos, Rubén Ponte, y de su gerente, Laura Maestro, ha colaborado en la formación compartiendo con los alumnos sus conocimientos en marketing, visual-merchandising y otras cuestiones relacionadas con la rutina laboral del trabajo en tienda. Además, los participantes de la formación han tenido la oportunidad de presenciar una prueba de selección grupal, que les resultará de gran utilidad a la hora de aplicar a un puesto para lograr la inserción sociolaboral.

Por último, el equipo de Sprinter y su responsable, Estefanía San José, han ampliado los conocimientos de los alumnos en materia de atención al público y gestión en comercio, y les han formado en materia de prevención de riesgos laborales.

La técnica del PFI, Estela Díez, ha ejercido como intermediadora con las empresas formadoras, realizando acompañamiento y seguimiento y recogiendo la información final, para valorar las posibilidades de cada usuario de seguir formándose con los equipos de estas empresas.

Durante toda la formación, los alumnos han podido desarrollar sus competencias transversales, tan importantes en el sector del comercio. Esto les ha permitido mejorar no solamente en el terreno profesional, pues también ha sido fundamental para su desarrollo personal, permitiéndoles ganar en seguridad a la hora de desenvolverse en el trabajo. “Me ha encantado la formación, ahora sé que sí puedo hacer el trabajo”, declara Mª Carmen, alumna del curso.

Formación y orientación laboral adaptadas a las necesidades del territorio

Con el objetivo de facilitar la contratación de las personas en riesgo de exclusión social, los Puntos de Formación Incorpora diseñan sus cursos y acciones formativas en función de las necesidades de cada territorio.

Además, para lograr que cada itinerario de inserción sociolaboral se desarrolle con éxito, cada caso se estudia de forma personalizada, permitiendo así que cada usuario participe en las acciones formativas que mejor se adaptan a sus propias capacidades.

Con todo esto, sumado al seguimiento y el apoyo de los técnicos de Inserción durante todo el proceso de inserción, se consigue la plena inclusión de las personas en riesgo de exclusión y la satisfacción de las empresas contratantes. “Para nosotros, participar en el programa Incorpora es una grata experiencia que nos permite revisar nuestra forma de trabajo, conocer personas que puedan sumarse a nuestro equipo y ofrecer oportunidades a los colectivos más vulnerables”, comenta Alfonso, responsable de Kiabi, una de las empresas colaboradoras en el Curso de Atención al Cliente y Comercio.

Compartir:

linkedin