“El Punto de Autoempleo Incorpora fue el inicio de esta larga andadura que ha sido convertirme en mi propio jefe”

“El Punto de Autoempleo Incorpora fue el inicio de esta larga andadura que ha sido convertirme en mi propio jefe”

Tras más de veinte años de experiencia en el sector del mecanizado y viendo las deficiencias que existían en este sector en Logroño, Alfonso Martínez decidió formarse como empresario y lanzarse a la aventura del emprendimiento de la mano del Punto de Autoempleo Incorpora (PAI) de La Rioja, gestionado por la Fundación Cáritas Chavicar.

El reto de convertirse en empresario

“Para que un negocio funcione es necesario saber de otras materias. Yo conozco bien mi sector y las soluciones que se pueden aportar a las diferentes problemáticas que las empresas puedan encontrarse, pero ser autónomo abarca otros campos en los que es necesario tener una buena base”, explica este emprendedor riojano.

Así, teniendo su idea de negocio clara y siendo consciente de las necesidades y las limitaciones con las que podría encontrarse en su aventura como autónomo, Alfonso se acercó a la Fundación Cáritas Chavicar en busca de asesoramiento sobre cómo crear una empresa.

Desde la entidad, se definió un itinerario personalizado para Alfonso, que incluyó desde formación hasta apoyo y seguimiento antes, durante y después de la creación de su negocio. En todo este proceso ha sido clave la figura de los técnicos de Autoempleo de la entidad, quienes le han ayudado en la realización del plan de empresa, el análisis de viabilidad del proyecto y la búsqueda de financiación. “La relación con los técnicos Incorpora ha sido excelente. Gracias a ellos y al Punto de Autoempleo Incorpora, he podido adquirir los conocimientos necesarios para crear una empresa. A raíz de aquí, he seguido formándome y, después de algo más de un año, puedo decir que hemos conseguido que los clientes confíen en nosotros, estamos generando empleo y creciendo día a día”, cuenta Alfonso. 

De una idea a un proyecto de negocio exitoso

Para este emprendedor riojano, el PAI ha marcado un antes y un después en su vida: “Sin duda, para mí ha sido el inicio de esta larga andadura que ha supuesto convertirme en mi propio jefe”.

Por eso no es de extrañar que cuando se le pregunta si recomendaría el servicio de Autoempleo Incorpora su respuesta sea rotunda: “Mi experiencia con el programa Incorpora ha sido muy positiva. Destacaría el hecho en sí de que exista una iniciativa como esta. Cuando te embarcas en nuevos proyectos, todo apoyo es bien recibido, ya que crear una empresa por primera vez es una experiencia que, en ocasiones, da un poco de vértigo”.

Gracias a la línea de Autoempleo Incorpora, durante el 2017 se fomentó la creación de 13 microempresas en La Rioja, impulsando 13 inserciones laborales de personas en riesgo de exclusión.

Compartir:

linkedin