Actualidad

Conoce las últimas noticias de Incorpora en tu territorio y la información más relevante de cada comunidad.

“Hasta ahora había llevado la economía familiar, pero llevar un negocio no tiene nada que ver”

“Hasta ahora había llevado la economía familiar, pero llevar un negocio no tiene nada que ver”

En la foto, Rosario Blanco, propietaria de la zapatería infantil África en Torredembarra, junto con Aleix Vives, voluntario del Punto de Autoempleo Incorpora de Tarragona. 

Rosario Blanco, Chari, como le gusta que la llamen, puso en marcha su negocio gracias al asesoramiento del Punto de Autoempleo Incorpora gestionado por la Fundación Formació i Treball de Tarragona. Sin embargo, durante el primer año Chari ha recibido una ayuda extra, especialmente para llevar las cuentas de su zapatería infantil. Aleix, un voluntario del Punto de Autoempleo Incorpora y trabajador de banca, le ha acompañado en estos primeros meses de dudas, incertidumbre e ilusión. Hoy ambos nos explican cómo ha sido su experiencia.

El tándem perfecto

Chari y Aleix no podían ser más diferentes. Aleix ha trabajado en la banca, es empresario y está acostumbrado a tratar con números, cuentas y balances. Por su parte, Chari prefiere tratar con personas que con ordenadores, y aunque no se lleva demasiado bien con los números es experta en repartir sonrisas y ofrecer una atención cercana y amable. Ambos han creado durante el primer año de vida de la zapatería infantil África una estructura financiera sólida para el negocio de esta usuaria del programa Incorpora.

Chari era una ama de casa que decidió cambiar su vida radicalmente y lanzarse a la aventura de emprender y abrir su propio negocio. Nunca antes había sido autónoma y nunca antes había gestionado una empresa, ni siquiera tenía relación con el sector en el que pretendía emprender: las zapaterías infantiles.

El Punto de Autoempleo Incorpora guió a Chari en los trámites para abrir su negocio y hacer un plan de viabilidad a su proyecto. Se desarrolló un plan financiero, un plan de negocio, se hicieron visitas y tutorías para trabajar cada uno de los aspectos que conlleva la creación de una empresa, desde los permisos de obra hasta las licencias necesarias, pasando por la rotulación o el plan de marketing.

Hasta su apertura, Chari lo tenía todo bajo control, pero una vez llegaron las cuentas del día a día vio que necesitaba alguien experto que pudiera prestarle ayuda. Entonces llegó Aleix, colaborador del programa de voluntarios de ”la Caixa” a través de la Fundación Formació i Treball, que durante 12 meses ha sido su mentor y le ha ofrecido su experiencia y asesoramiento para superar esta primera fase, que siempre es complicada para cualquier negocio. La asignación de Aleix como mentor ha ayudado a Chari en algunos temas que desconocía como la cuenta de resultados, la tesorería, los cierres de caja, la gestión de stocks, etc.

Pese a que Aleix ha sido una figura clave en el primer año de vida del negocio de Chari, la técnica del Punto de Autoempleo Incorpora de Tarragona gestionado por la Fundación Formació i Treball, María Jurado, ha seguido acompañando a la emprendedora durante estos primeros meses de la zapatería.

“En una reunión con la técnica de la entidad decidimos que la colaboración con Aleix sería diaria. Cada día nos poníamos en contacto para hacer el cierre de caja, saber cuánto había ingresado y cuánto gastado”, explica Chari. Y Aleix añade: “De esta manera yo podía controlar los flujos de caja y ver si el negocio estaba funcionando o no con datos reales. Hay veces que quien lleva un negocio solo ve lo que entra en caja, pero ese no es el dinero real que tiene el negocio. Es importante diferenciar entre ingresos y beneficios”.

Una relación que durará en el tiempo

Tras este año de trabajo conjunto, Chari valora mucho los conocimientos adquiridos gracias a Aleix: “He aprendido a llevar un control de ventas, a gestionar el stock, a darle la importancia necesaria a llevar la tesorería al día… y, sobre todo, he aprendido a que no me den miedo los números. Hasta ahora había llevado la economía familiar, pero llevar un negocio no tiene nada que ver”, y añade: “Sabía cómo atender a la gente, cómo vender, pero me faltaba saber cómo ser la jefa del negocio. Ahora, después de un año con Aleix, soy capaz”.

Aleix, como mentor, también confiesa que ha aprendido de Chari y recuerda que aunque oficialmente finalice su relación como empresaria y asesor, continuará estando ahí para lo que necesite, y confiesa: “La experiencia me ha gustado tanto que seguiré con la Fundación Formació i Treball para ofrecer mis servicios como mentor de emprendedores”.

Ambos están muy satisfechos con el trabajo hecho, y Chari concluye: “Sinceramente me da pena que haya acabado, pero me siento muy agradecida por todo este tiempo. Ahora quiero contar con Aleix, pero no ya como mentor, sino como amigo, en vez de enviarle las cuentas, quedaremos para tomar café”.

Compartir:

linkedin