“En ocasiones tenemos situaciones complejas que necesitan un esfuerzo suplementario. Es ahí cuando hemos agradecido más el apoyo de Taller Baix Camp”

“En ocasiones tenemos situaciones complejas que necesitan un esfuerzo suplementario. Es ahí cuando hemos agradecido más el apoyo de Taller Baix Camp”

Pol en el centro hípico Pik Dame, donde se encargaba del mantenimiento de las cuadras y de la limpieza y alimentación de los caballos

Pol tiene 20 años y, hasta hace poco, acudía a una escuela de educación especial a la espera de una oportunidad para incorporarse al mundo laboral.

Tras recibir el apoyo y seguimiento de la entidad Incorpora Taller Baix Camp, empezó a trabajar en la hípica Pik Dame, en plena naturaleza, donde se ha estado encargando del mantenimiento de las cuadras y del cuidado y la alimentación de los caballos durante los últimos seis meses.

Hoy, junto con Arnau, el responsable de la hípica tarraconense, conocemos cómo ha sido el paso de Pol por el programa Incorpora y por la empresa.

El primer contacto de Pol con el programa Incorpora

La familia de Pol contactó con la entidad Incorpora Taller Baix Camp para informarse sobre los recursos disponibles que podía tener el joven para lograr un contrato de empleo. Desde allí, se realizó una primera entrevista en la que se valoraron las diferentes opciones disponibles y donde se estableció un itinerario sociolaboral acorde a las necesidades y preferencias de Pol.

Durante los siguientes cinco meses, el joven se reunió semanalmente con su técnica de referencia en la entidad, Cristina Novoa, para trabajar diferentes aspectos que debía reforzar para optimizar su búsqueda de empleo. Por otra parte, pudo conocer las diferentes herramientas y recursos a los que debía recurrir para facilitar su inserción laboral en una empresa ordinaria.

La oportunidad laboral que Pol esperaba

“Cuando Arnau, el propietario del centro hípico Pik Dame, contactó con nosotros para explicarnos su necesidad surgió la oportunidad que Pol esperaba”, explican desde el Taller Baix Camp y añaden: “De entre todos los candidatos, Pol era quien mejor encajaba en el puesto. O mejor dicho, este trabajo encajaba perfectamente con las necesidades y el perfil de Pol”.

Fue así como, desde la entidad, animaron al joven a presentarse al proceso de selección y le acompañaron a lo largo del mismo hasta que se formalizó el contrato. Sin embargo, el trabajo de los profesionales Incorpora del Taller Baix Camp no acabó ahí: después de la inserción laboral de Pol, se continuó haciendo un seguimiento personalizado de su caso para lograr responder tanto a sus necesidades como a las de la empresa contratante.

Por su parte, Arnau, el dueño de la hípica, valora muy positivamente el apoyo ofrecido por la entidad del Grupo Incorpora Tarragona que ha gestionado la inserción de Pol: “En ocasiones, al trabajar con gente joven, tenemos situaciones complejas que necesitan un esfuerzo suplementario. Es ahí cuando el apoyo del Taller Baix Camp se agradece más”.

De la misma manera, el dueño de Pik Dame explica que el engranaje que han formado Pol, su familia, el Taller Baix Camp y la propia empresa ha sido clave para su inserción: “Lo que más fácil nos resultó a la hora de empezar a trabajar con Pol fue el trabajo conjunto entre su familia, la entidad social y él mismo. La relación ha sido muy fluida”, concreta.

Energía positiva en el día a día

En el centro de hípica, Pol se encargaba del mantenimiento de las cuadras y de la finca, además del cuidado y la alimentación de los caballos. “Cada día hacíamos algo diferente”, puntualiza Pol. Pik Dame se encuentra en un entorno privilegiado, en plena naturaleza, donde el joven se encontraba en constante contacto con una de sus pasiones: los caballos.

La pasión de Pol por los caballos y su habilidad para seguir unas rutinas marcadas han sido claves para su desarrollo en la empresa. “Es muy importante cumplir con los horarios porque los caballos son animales de hábitos y, por tanto, esa habilidad que tiene Pol de mantener las rutinas y repetirlas una y otra vez ha sumado mucho al equipo”, explica Arnau.

De Pol, el responsable de Pik Dame también destaca su predisposición: “Nos hemos encontrado con sorpresas muy agradables con Pol en el trabajo, sobre todo con su actitud (...) Sus ganas de hacer cosas son contagiosas y eso ayuda, y mucho”. Y continúa: “Es una persona siempre dispuesta a echar una mano y ha aportado una energía muy positiva al equipo durante los seis meses que ha formado parte de él”.

Mejorando la calidad de vida y la autonomía de las personas

Pol es solo una de las 179 personas en riesgo de exclusión social que se han atendido desde el Taller Baix Camp durante el 2019. La entidad gestionó el año pasado 75 ofertas de trabajo que dieron como resultado 57 inserciones laborales. A través del programa Incorpora, la entidad da la oportunidad a empresas como Pik Dame, que tienen en su ADN la responsabilidad social corporativa, de canalizar sus acciones sociales.

Asimismo, el Grupo Incorpora Tarragona facilitó el año pasado la inserción laboral de 395 personas con discapacidad. La incorporación al mercado laboral de este colectivo es crucial para mejorar su calidad de vida y potenciar su autonomía.

Compartir:

linkedin