El caso de éxito de Elena e Incorpora en la búsqueda de un empleo para personas con discapacidad

El caso de éxito de Elena e Incorpora en la búsqueda de un empleo para personas con discapacidad

Elena ha conseguido un empleo como conserje en la Escuela Jesuitas Caspe.

Conocemos la experiencia de Elena, usuaria de ACAPPS, entidad del Grupo Incorpora Barcelona, así como de Marc Rivas, encargado de servicios de la Escuela Jesuitas Caspe, donde la han contratado como portera de las instalaciones. Juntos, nos han demostrado que es posible encontrar un empleo para personas con discapacidad que las anime e ilusione, y cómo la buena actitud juega un papel fundamental en este proceso.

Los primeros pasos de Elena para conseguir su cambio laboral

Necesitaba un cambio laboral porque no estaba motivada y, al final, mi descontento afectaba también a mi salud y a mi vida familiar”. Así empieza el relato de Elena, en el que nos explica cómo se sentía antes de su llegada al programa Incorpora y a la escuela que facilitó su inserción sociolaboral. Cuenta, además, que tuvo otros empleos en supermercados, hoteles y restaurantes, pero que, sin embargo, sentía que necesitaba tener más contacto con las personas.

Esta inquietud constante que sentía Elena la empujó a no conformarse y, por eso, decidió ir a por todas: durante el confinamiento por COVID-19 dejó su trabajo y acudió a la entidad, en la que ya había confiado en ocasiones anteriores, para que le ayudaran a encontrar lo que estaba buscando. Así, desde la asociación, le presentaron un nuevo itinerario laboral adaptado a ella y a sus objetivos, potenciando en todo momento sus capacidades y habilidades. Además, Elena también tuvo la oportunidad de acudir a sesiones de coaching realizadas por la Fundación Quiero Trabajo que, tal y como nos narra ella misma, le “dieron el empujón definitivo”.

La usuaria afirma que se sintió muy bien acogida en la entidad del programa Incorpora de la Fundación ”la Caixa”, ya no solo por los propios técnicos, sino también por otras personas que habían acudido al programa y que se encontraban en una situación parecida a la suya. “En ACAPPS encuentras mucho apoyo y orientación laboral”, puntualiza.

Actitud, proactividad y vitalidad: claves en la inserción laboral de Elena

La Escuela Jesuitas Caspe tenía en aquel momento un puesto de conserje en uno de sus centros y, cuando los técnicos de ACAPPS recibieron la vacante, enseguida animaron a Elena a presentar su candidatura. Aunque la usuaria no estaba demasiado segura de que pudiera encajar, finalmente, con el apoyo del programa Incorpora, decidió lanzarse y aprovechar esta oportunidad. ¿El resultado? Fue contratada sin sentir ningún tipo de discriminación por su discapacidad auditiva.

Marc, la persona que realizó la entrevista, destaca la buena actitud de Elena y su predisposición por encima de cualquier otra cuestión. “Para nosotros, la actitud de la persona es clave”, explica. Y, de eso, Elena tenía de sobra, por lo que decidió que el puesto debía ser suyo.

El encargado de servicios de la escuela nos cuenta que la experiencia con Elena es muy positiva desde el primer día, ya que tiene mucha motivación, alegría, vitalidad y proactividad. “¡Confiamos que nos acompañe mucho tiempo!”, explica Marc. Afirma, además, que la trabajadora se comunica con todo el mundo sin ningún tipo de límite por su discapacidad auditiva, y añade que “el desconocimiento de la sordera puede ser lo que frene a las compañías a llevar a cabo este tipo de contratación”.

Una empresa sin límites en la contratación de personas con discapacidad

Desde la escuela nos cuentan que siempre han apostado por la inserción laboral de colectivos vulnerables y que nunca han discriminado a nadie por tener discapacidad auditiva en sus contrataciones. De hecho, en su equipo han contado hasta con cuatro personas con sordera, lo que supone una buena muestra de su compromiso con los colectivos vulnerables. “Nosotros lo tenemos claro”, cuenta Marc, “lo que puede fallar en un puesto de trabajo es tener una mala actitud, pero no tener una discapacidad”.

Pero no todas las empresas tienen esta responsabilidad social corporativa y ofrecen trabajo para personas con discapacidad. Preguntamos a Elena qué les diría a todas ellas, a lo que nos contesta: “Que tengan una actitud abierta. Hay que cambiar la visión porque los límites se los crea uno mismo. Se debe ver a la persona, sus aptitudes y valores, no a la discapacidad”.

Marc Rivas

Marc Rivas, responsable del proceso de selección de la Escuela Jesuitas Caspe que seleccionó a Elena.

Éxitos compartidos entre la usuaria del programa Incorpora y la empresa contratante

En la actualidad, Elena siente que tiene el trabajo con el que soñaba. Le gusta atender a las familias y al alumnado, ayudarles y mejorar aprendiendo. En la escuela aporta alegría y compañerismo, explica Marc. Esto demuestra lo importante que es que las empresas apuesten por la inclusión de personas con discapacidad entre su personal, pues ambas partes pueden conseguir, juntas, alcanzar sus objetivos.

“Para mí, el trabajo ha dejado de ser una obligación; ahora es una motivación y estoy muy satisfecha por ello”, afirma la usuaria y concluye dando un consejo a quienes se encuentren buscando empleo para personas con discapacidad: “Escucharos, sed valientes y creed en vuestros sueños porque todo llega y, cuando lo hace, la satisfacción es enorme. Yo me arriesgué y, gracias a Incorpora y a la Escuela Jesuitas Caspe, lo conseguí”.

Compartir:

linkedin