Cáritas Diocesana del Grupo Incorpora Girona facilita la inserción de profesionales en primera línea de la pandemia

Cáritas Diocesana del Grupo Incorpora Girona facilita la inserción de profesionales en primera línea de la pandemia

Ezequiel Mir, técnico Incorpora de Cáritas Diocesana de Girona

No podemos dejar de reconocer la tarea indispensable de los profesionales de la salud durante estos meses de pandemia. Médicos, enfermeras y auxiliares son personas que han estado, y todavía están, en primera línea atendiendo heroicamente a los pacientes para luchar contra el COVID-19. Si tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, es, principalmente, por su extraordinaria entrega y preparación.

Sin embargo, tampoco podemos dejar de reconocer el esfuerzo que están haciendo profesionales de otros oficios para que un hospital o centro sanitario pueda funcionar con normalidad. Hablamos de trabajadores como los celadores, los empleados de cocina, seguridad, lavandería, personal de mantenimiento… muchos de ellos derivados desde el programa Incorpora como impulso para la empleabilidad de colectivos vulnerables durante la pandemia, pero también como solución para responder a la alta demanda de personal en el sector.

En este punto, desde Cáritas Diocesana de Girona, como parte del programa Incorpora, queremos destacar la tarea tan imprescindible que realizan las personas trabajadoras de la limpieza, que, en su gran mayoría, son mujeres. Aunque su función siempre ha sido esencial en un centro sanitario, estos meses lo es todavía más, puesto que la limpieza y la desinfección es una de las medidas clave para evitar nuevos casos de contagio del COVID-19.

Estos trabajadores y trabajadoras esenciales son personas que dedican muchas horas con la máxima entrega en zonas críticas, y también en las no críticas, para que la sanidad funcione. Continuarán al pie del cañón con su trabajo, ahora más fundamental que nunca, como el del resto del personal del sector sanitario que consigue que los centros sanitarios sigan plantando cara al virus. Y nosotros, desde el programa Incorpora, los queremos acompañar para que puedan conseguir sus objetivos profesionales y fortalezcan todavía más esta red de trabajadores esenciales ante la pandemia.

Colectivos más vulnerables en la pandemia

Cada vez más, la creciente demanda de especialización y digitalización en el mercado laboral ordinario deja una brecha laboral que afecta a los colectivos vulnerables. Esta situación, mezclada con bajo nivel formativo, poca experiencia laboral, tendencia a la promoción de nichos laborales o, incluso, diferencias socioculturales, deja en una grave desventaja a ciertos colectivos que ya de por sí tienen más dificultades para encontrar un trabajo.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que las oportunidades laborales en determinados sectores, que además coinciden con los trabajos poco cualificados, a menudo derivan en una precariedad laboral de contratos temporales, de inseguridad y de poca garantía.

Todo esto, combinado con la situación de crisis económica y el aumento de la tasa de paro que estamos sufriendo, ha hecho que muchas familias, especialmente aquellas que ya partían de una situación vulnerable, se hayan visto abocadas a un riesgo de exclusión más grande todavía. Aun así, Cáritas Diocesana de Girona, en el marco del programa Incorpora, ha invertido todos sus esfuerzos en mantenerse a su lado y buena prueba de ello son las inserciones laborales que hemos conseguido a pesar de la situación tan complicada que estamos viviendo.

Itinerarios sociolaborales a medida

Desde los itinerarios integrales de inserción sociolaboral, acompañamos a personas en sus propios procesos de promoción, velando por que recuperen la confianza en ellas mismas y sus posibilidades, descubran su potencial y trabajen por una mejora en su calidad de vida en general. Este acompañamiento se suele hacer de forma individualizada, pero a menudo también de forma grupal, y siempre partiendo de los condicionantes y particularidades de cada caso, es decir, adaptándonos a las necesidades de cada persona, una característica clave de la iniciativa laboral de ”la Caixa”. Además, nuestra forma de trabajar es integral, y siempre intentamos implicar a todos los agentes posibles para dar respuesta de forma más transversal.

La prospección “a medida” entra en juego cuando la persona está preparada para incorporarse a un puesto de trabajo y ha asimilado los contenidos del plan de trabajo de forma satisfactoria. Queremos recordar también que no velamos solo por la persona, sino también por todo su entorno, su hogar y el impacto o efecto que podrá tener su mejora personal en su sistema y entorno inmediato.

Las historias de éxito en medio de la crisis

Pero dentro de estos tiempos convulsos y llenos de incertidumbre que estamos viviendo no todo son despropósitos y malas noticias. También hay historias de éxito, historias de superación, donde la actitud, la perseverancia y la motivación son clave para encontrar un trabajo estable. Buen ejemplo de esto son los relatos de éxito que citamos a continuación, todos ellos impulsados desde el programa Incorpora.

Empezamos conociendo el caso de Suany, médica de profesión, que llegó a España procedente de Honduras para vivir con su madre y sus dos hermanos. En febrero del 2019 acude a nosotros, puesto que, a pesar de que está licenciada en medicina, su título no está homologado en nuestro país y, mientras lo gestiona, quiere trabajar para ayudar a la economía familiar. Después de varios trabajos temporales y la realización de muchas formaciones y trámites (formación de catalán, curso de reponedora y atención al cliente, inscribirse en Garantia Juvenil…) facilitamos su inserción laboral como médica en un centro Sanitas de Girona en abril, inserción impulsada por la alta demanda de personal sanitario en medio de la crisis.

Otros ejemplos de mujeres que han encontrado trabajo durante la crisis con el apoyo de Cáritas han sido J. A., mujer, mayor de 55 años y parada de larga duración, que gracias a su actitud y perseverancia encontró trabajo en el sector servicios, o Mercy y su hijo Anderson, familia monoparental que llegó a España en situación irregular y en unas circunstancias de vulnerabilidad, y que ha podido reorientar su vida gracias al contrato como personal de limpieza que ha conseguido Mercy en el Hospital Universitario de Girona Doctor Josep Trueta.

Por último, tampoco queremos dejar de destacar la historia llena de retos superados de Aisetou, la mayor de siete hermanos de una familia que emigró de Gambia a Girona en los 90. Después de formarse, asesorarse y hacer una intensiva busca de trabajo junto a Cáritas Diocesana de Girona, se encontraba trabajando como auxiliar de camarera en Ecosol, trabajo que compaginaba con sus prácticas del Ciclo de Grado Formativo de Grado Medio de Atención a personas en situación de dependencia en el Hospital Josep Trueta, cuando todo se vio truncado por el estado de alarma. Aisetou perdió el trabajo y tuvo que detener las prácticas no laborales. A pesar de eso, y gracias a su actitud de superación y el apoyo de Cáritas, ha vuelto a encontrar trabajo como gerocultora en la Residencia Geriátrica Sanitas.

Ezequiel Mir Casas, prospector de empresas de Cáritas Diocesana de Girona y técnico de inserción laboral del programa Incorpora

Compartir:

linkedin