Más de 6.400 empresas han contratado a usuarios del programa Incorpora en lo que llevamos de 2020

Más de 6.400 empresas han contratado a usuarios del programa Incorpora en lo que llevamos de 2020

Más de 6.400 empresas socialmente responsables han seguido contratando a personas en riesgo de exclusión sociolaboral a través del programa Incorpora, incluso tras la llegada del COVID-19.

Tal y como ha explicado Antonio Vila, director general de la Fundación ”la Caixa”: «Las empresas son agentes de cambio claves para el progreso social. Desde Incorpora, cada vez son más las compañías socialmente responsables que dan un paso adelante para brindar oportunidades a los que más las necesitan».

Gracias a la colaboración de estas empresas y al trabajo en red de las 406 entidades Incorpora que operan en todo el territorio, ya se han facilitado 16.195 contrataciones, la mayor parte de ellas para empleos de primera necesidad en el contexto del estado de alarma decretado de marzo a junio de este año.

Incorpora en tiempos del COVID-19

Ante la crisis del coronavirus, el programa Incorpora ha redoblado sus esfuerzos para dar una respuesta inmediata a las necesidades de acción social. Y es que, a marchas forzadas, las entidades Incorpora han tenido que adaptar sus actuaciones a la nueva situación de usuarios y empresas provocada por el COVID-19.

El acompañamiento virtual a los usuarios ha sustituido a la atención presencial. Un acompañamiento que va más allá de lo laboral dado que también se han tratado aspectos emocionales y personales que muchos usuarios han manifestado durante un período marcado por la incertidumbre.

La prospección laboral también ha tenido que adaptarse al tejido empresarial. Y es que la paralización de sectores como la hostelería y la restauración, así como el consiguiente aumento de las cifras del paro, se contraponen al aumento de la demanda de personal en servicios esenciales como el sector sociosanitario; los servicios auxiliares, entre los que destacan la limpieza y los servicios integrales a edificios; el sector agrario, para las campañas de recogida de fruta y verdura, y el comercio, especialmente el alimentario, al por menor y al por mayor.

Así, personas en situaciones de alto riesgo de exclusión se han convertido en trabajadores esenciales desarrollando tareas en primera línea de la respuesta a la pandemia: en hospitales y residencias de personas mayores, personal de limpieza o auxiliares de enfermería y geriatría, y técnicos auxiliares de farmacia y de emergencias sanitarias; en tiendas de productos de primera necesidad, vendedores, mozos de almacén y reponedores, así como peones agrícolas

Cabe destacar que, además, a través de su línea de autoempleo, el programa Incorpora apoya a personas en situación de vulnerabilidad para crear su propia microempresa. Un servicio que, en la situación actual, ha seguido avanzando, intensificando la respuesta a las consultas de los emprendedores e impulsando, incluso, la apertura de nuevos negocios como la panadería de Daouda que abrió sus puertas pese a la crisis sanitaria gracias al acompañamiento del Punto de Autoempleo Incorpora de Galicia gestionado por la Fundación Érguete-Integración.

Compartir:

linkedin