Más de 2.100 personas privadas de libertad han realizado un itinerario de inserción sociolaboral a través del programa Reincorpora

Más de 2.100 personas privadas de libertad han realizado un itinerario de inserción sociolaboral a través del programa Reincorpora

Los profesionales del programa Reincorpora han echado la vista atrás para hacer balance de las acciones realizadas y las metas logradas durante el año pasado. Y, un año más, las cifras son un reflejo del éxito de la iniciativa: 2.141 internos de 106 centros penitenciarios españoles han seguido un itinerario personalizado de inserción sociolaboral a través del programa Reincorpora.

Esta iniciativa de ”la Caixa” se desarrolla en colaboración con el Ministerio del Interior a través de la entidad estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo y el Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña.

Año tras año, el programa Reincorpora se consolida

Las cifras de integración laboral de los internos avalan la consolidación del programa Reincorpora: durante el 2018, el 76,5 % de los participantes que finalizaron su itinerario de inserción sociolaboral consiguieron un trabajo. Un porcentaje que se ha quintuplicado desde la puesta en marcha del programa en el 2011.

Así, el año pasado 1.209 personas privadas de libertad obtuvieron un empleo a través de Reincorpora gracias a la colaboración de 771 empresas: “Queremos facilitar que las personas privadas de libertad puedan reconducir su proyecto vital, y lo hacemos acompañados de la Administración, con quien sumamos esfuerzos desde hace ya casi una década. Se trata de un compromiso estable por la reinserción social y laboral de los internos que permite que, actualmente, tres de cada cuatro participantes en el programa consigan un empleo”, ha explicado Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria ”la Caixa”.

Un cambio logrado desde una perspectiva global

El programa Reincorpora ofrece itinerarios personalizados adaptados a las necesidades de preparación técnica y personal de los internos, que combinan formación, acciones de servicio a la comunidad e integración laboral, con el objetivo de que la persona amplíe sus competencias, refuerce valores y mejore habilidades personales y profesionales que la ayuden en su camino hacia la plena inclusión social y laboral.

El año pasado, los participantes en el programa pudieron formarse como ayudantes de cocina, operarios de logística o limpieza, y en la atención al cliente, entre otras posibilidades, a través de las 812 formaciones ofertadas. Estos cursos combinan el desarrollo de las competencias transversales de los internos, con la formación teórica y las prácticas no laborales en la empresa ordinaria.  

Otra de las piedras angulares de Reincorpora es la participación de los internos en servicios a la comunidad, como el taller culinario dirigido a jóvenes que impartieron los usuarios del programa Reincorpora Baleares del CIS Joaquín Ruiz Giménez de Mallorca.

Estos servicios comunitarios están dirigidos a dar respuesta a las necesidades del entorno más inmediato y a fomentar competencias, habilidades y valores, al mismo tiempo que se promueve la participación social y el compromiso cívico de los participantes.

Solo durante el 2018, más de 21.500 personas privadas de libertad se beneficiaron de estas iniciativas, entre las cuales se incluyeron acciones de atención y acompañamiento de personas mayores, tareas medioambientales, colaboración con bancos de alimentos o comedores sociales, y charlas de sensibilización a jóvenes en riesgo de exclusión social.

Además, en la fase final del itinerario los profesionales del programa Incorpora se convierten en una figura clave, ya que son los responsables de orientar a los internos en la búsqueda activa de empleo y en la integración y el mantenimiento del puesto de trabajo.

Desde la puesta en marcha del programa Incorpora, han participado en esta iniciativa un total de 14.709 internos de toda España, 5.803 de los cuales han encontrado trabajo gracias a 5.290 empresas contratantes.

Compartir:

linkedin