“Cuando tuve la idea de negocio no supe por dónde empezar”

“Cuando tuve la idea de negocio no supe por dónde empezar”

Rocío, en su nueva sala de ocio Di&Roc Moments.

Rocío sabía desde la niñez que quería ser emprendedora y, desde hace unos años, también había decidido a qué se iba a dedicar su negocio: una sala de ocio familiar. Tenía ganas, ilusión y muchas ideas, pero le faltaba organización y los conocimientos necesarios para convertir su sueño en un proyecto profesional. Hoy conocemos cómo ha sido ese camino desde los primeros esbozos de su plan de empresa hasta la apertura del local, gracias al asesoramiento del Punto de Autoempleo Incorpora.

“Hace 6 años que tenía una idea de negocio y fue entonces cuando decidí acercarme a la fundación Surt, entidad del Grupo Incorpora Barcelona especializada en mujeres, para asesorarme sobre lo necesario para emprender. No obstante, en ese momento no pude llevarlo a cabo por mi situación personal”, empieza explicando Rocío.

Años más tarde, sin embargo, aún seguía con la idea en mente, así que decidió volverlo a intentar. “Volví y me informaron del programa Incorpora y de su línea de autoempleo. Nos pusimos manos a la obra para dar forma al proyecto empresarial y hacerlo realidad”. A lo que añade: “Necesitaba que me llevasen de la mano y así ha sido, y he conseguido abrir mi negocio y cumplir mi sueño”.

Actualmente, Rocío es la dueña del Di&Roc Moments, una sala de ocio ubicada en la localidad barcelonesa de Esplugues de Llobregat, que dispone de todo lo necesario para celebrar cualquier tipo de acontecimiento. Así lo resume Rocío: “Disponemos de mobiliario adaptable, sillas, mesas, neveras, música, micrófonos… y ofrecemos dos alternativas de catering: contratarlo al gusto del cliente o que lo lleve él mismo”, y continúa: “Es una sala de ocio para todos los públicos donde los padres pueden desconectar tomando un café o un refresco mientras los niños se divierten en las instalaciones (parque de bolas, mini-futbol y juegos), o bien celebrar cualquier tipo de evento familiar o de empresa”.

Una relación llena de empatía y cercanía

Rocío ha recibido asesoramiento y acompañamiento en todas las fases de la puesta en marcha de Di&Roc Moments, como en la valoración de la viabilidad del proyecto, la solicitud de financiación, los trámites para obtener la licencia de actividad del local o darse de alta como autónoma, entre otras.

Además, se ha formado paralelamente para poder llevar su negocio de una manera responsable: “He asistido a cursos de formación sobre el plan de empresa, también sobre formas jurídicas y fiscalidad, sobre marketing y redes sociales… y aún hoy, aunque ya he abierto, sigo asesorándome sobre aspectos legales y opciones de comercialización de los servicios que ofrezco”. Este tipo de formaciones, además, tal y como explica Rocío, han servido para empoderarla como empresaria.

La emprendedora también destaca el papel clave que ha jugado la técnica de autoempleo, Carolina Fort de la fundación Surt, en su camino hacia el autoempleo. “¡La relación ha sido genial! La técnica ha sido siempre muy empática, cercana, paciente y muy humana. Ha atendido mis inquietudes, incluso cuando no tenía cita. He podido preguntar siempre cualquier duda sin sentirme mal. Me transmite confianza, es muy profesional”, concluye.

Rocío ha tenido tan buena experiencia con el Punto de Autoempleo Incorpora y con su técnica de autoempleo que ya lo ha recomendado a otras personas: “He enviado a gente de mi entorno a asesorarse con ella”, confiesa.

Un servicio necesario

Tras su paso por el programa Incorpora, Rocío hace una valoración muy positiva: “He conseguido abrir mi negocio con todos los permisos, y la confianza de saber que lo estaba haciendo bien, además de la financiación para lograrlo”.

Además, explica que cree que el Punto de Autoempleo Incorpora es un servicio necesario e imprescindible para gente como ella: “No hubiera sabido cómo hacerlo sin el acompañamiento que he recibido”, aclara cuando se le pregunta sobre su valoración sobre todo el proceso.

Un nuevo espacio para las familias

El Di&Roc es un espacio pensado para disfrutar en familia. Rocío se dio cuenta de la carencia de este tipo de negocio en su zona y quiso darle solución a través de su proyecto: “He querido mantener mis costumbres latinas de hacer celebraciones familiares, pero aquí no es fácil por el tamaño reducido de las viviendas. Por ese motivo también he diseñado un espacio amplio con aforo para 120 personas que se adapta a todo tipo de celebraciones, como graduaciones, babyshower, fiestas de quinceañera, bodas, bautizos, despedidas de soltero/a o, incluso, eventos de empresa”, explica orgullosa.

Pero su idea no llegó de casualidad: “Me inspiré en mi propia familia para diseñar un local donde poder juntarnos todos y disfrutar de momentos de ocio y celebraciones”, recuerda.

El proyecto de Rocío es solo un ejemplo de cómo los Puntos de Autoempleo Incorpora son una herramienta muy valiosa para todas aquellas personas que cuentan con un proyecto emprendedor pero que carecen de los recursos o conocimientos necesarios para llevarlo a cabo.

Compartir:

linkedin