El gran reto de Fernando y Andrea: abrir un negocio en tiempos de COVID-19

El gran reto de Fernando y Andrea: abrir un negocio en tiempos de COVID-19

Fernando Tineli y Andrea Rigol junto con Naiara Martínez, técnica de autoempleo de Secretariado Gitano de Pamplona, tras la apertura de su negocio. 

El matrimonio formado por Fernando Tineli y Andrea Rigol nunca pudo imaginar que una pandemia global iba a coincidir con la apertura de su negocio. Por suerte, con actitud y mucha capacidad de reinvención, han logrado superar la crisis, contando con el apoyo del Punto de Autoempleo de Secretariado Gitano antes, durante y después de la puesta en marcha de su empresa.

Fernando y Andrea acudieron al Punto de Autoempleo Incorpora, gestionado por fundación Secretariado Gitano de Pamplona, en busca de orientación para poder abrir su negocio. Su proyecto consistía en la apertura de una franquicia de Alfil.be en el centro de Pamplona, un establecimiento que se dedica a la distribución de todo tipo de artículos de papelería doméstica, escolar, ofimática e higiene industrial, entre otros.

Durante varios meses trabajaron junto a Naiara, su técnica de autoempleo de Fundación Secretariado Gitano, para abrir su empresa con garantías. Primeramente, la técnica les acompañó y asesoró durante todo el proceso de desarrollo del negocio, a lo largo del cual se realizó un plan de empresa personalizado para definir la idea de negocio y darle forma al público objetivo; se hizo un análisis sociodemográfico del mercado, y se estableció un plan de acción calendarizado en el tiempo. Asimismo, Naiara les dio apoyo en la financiación a través del estudio de las posibles vías de financiación mediante microcréditos sociales y les orientó sobre los trámites previos a la puesta en marcha de la actividad a través de la búsqueda de subvenciones y ayudas.

Por otra parte, los empresarios contaron con el apoyo extra de los Voluntarios de ”la Caixa”, iniciativa formada por empleados en activo, jubilados, prejubilados, clientes, familiares y amigos, que les asesoraron en el ámbito financiero.

Tras pasar por todas estas fases previas a la puesta en marcha del negocio, Fernando y Andrea decidieron, satisfechos, abrir las puertas de su papelería, pero el destino les deparaba una desagradable sorpresa. Justo pocos días después de abrir su papelería, se decretaba el estado de alarma y los nuevos empresarios se vieron obligados a bajar las persianas de forma precipitada: “Nadie sospechaba que este año 2020 nos traería una pandemia que nos obligaría a cerrar nuestro negocio justo cuando comenzábamos con una gran ilusión”, lamentaban los emprendedores.

La crisis cerró sus puertas, pero no su invención

Pese a que la papelería de Fernando y Andrea podía permanecer abierta ya que forma parte de los servicios esenciales al encargarse de distribuir productos de ofimática y oficina, decidieron permanecer cerrados para minimizar los gastos operativos durante el confinamiento más estricto. Sin embargo, sus puertas solo permanecieron cerradas de forma física, ya que su tienda online ha seguido en servicio durante todo este tiempo.

Este enfoque online ha sido un impulso para su negocio pese a la crisis. Durante el tiempo que su tienda física ha tenido que estar cerrada, los dueños de la papelería han aprovechado para potenciar su posicionamiento online y promover su red de contactos.

Además, los emprendedores montaron un servicio de reparto en bicicleta para facilitar las entregas a domicilio de sus productos. En esta línea de negocio, la papelería realizó entregas de pedidos realizados a través de WhatsApp, especialmente de familias con niños en edad escolar. De esta manera, además de conseguir nueva clientela, fidelizaron a la que ya tenían: “Pese a que no nos ha generado grandes beneficios, sí que es cierto que los clientes agradecieron enormemente este servicio a domicilio. Además, en cuanto a las relaciones comerciales, ha sido sin duda un éxito, ya que ha hecho madurar el proyecto rápidamente”, comenta orgulloso el matrimonio argentino.

El Punto de Autoempleo Incorpora, un apoyo en medio de la crisis

Pese al parón generalizado de la puesta en marcha de negocios durante el estado de alarma, los Puntos de Autoempleo Incorpora (PAI) han seguido estando al lado de los emprendedores para darles asesoramiento en estos tiempos de incertidumbre.

Siguiendo esta premisa, el PAI de Fundación Secretariado Gitano de Pamplona ha trabajado desde casa para mantener un contacto cercano y directo con los emprendedores y emprendedoras que ya tienen su negocio en marcha, pero también con aquellas personas que buscan asesoramiento para abrir su empresa. “La mayoría de dudas generadas han estado relacionadas con ayudas, con la prestación por cese de actividad, moratorias y aplazamientos, ampliación para presentar impuestos, etcétera, así como el apoyo emocional que ha sido fundamental durante todo este periodo”, puntualizan desde la entidad Incorpora. Para resolver todas estas peticiones los profesionales de autoempleo se han valido de las nuevas tecnologías para mantener una comunicación constante con sus usuarios, tanto por teléfono, como por correo y Skype, entre otros.

Tras este tiempo, los profesionales de Autoempleo del programa Incorpora reflexionan sobre cómo los emprendedores han hecho frente a la crisis: “Si hay algo que reseñar es la actitud de superación y lucha de los emprendedores”, comentan, a lo que añaden: “Si ha habido algo que los ha caracterizado han sido sus ganas de seguir adelante y de reinventarse para afrontar con optimismo el futuro”.

Compartir:

linkedin