“Entrar a prisión no es fácil, pero salir tampoco lo es”

“Entrar a prisión no es fácil, pero salir tampoco lo es”

Lola Figueiras es técnica Reincorpora de la entidad Gaztelan Navarra desde hace ocho años

Un apoyo para retomar la vida fuera de prisión

Entrar a prisión no es fácil, pero salir tampoco lo es. Es una situación complicada con grandes dificultades para la persona que ha pasado por el centro penitenciario y a su salida es probable que se haya podido intensificar por varios motivos. Cuando la persona sale es posible que haya perdido su vivienda, amigos, el trabajo, que haya cambios en su familia… Todos estos factores no hacen más que dificultar su reinserción en la sociedad.

Por ello, el apoyo a las personas privadas o exprivadas de libertad es fundamental. Especialmente porque, aunque la legislación contempla los centros penitenciarios como un espacio resocializador, la verdadera resocialización tiene más posibilidades de producirse cuando se reinsertan en sociedad, es decir, a su salida.

De ahí la importancia y la necesidad de ofrecer programas, recursos y contar con profesionales especializados que apoyen a la persona antes de su salida, pero también tras esta.

Ocho años facilitando segundas oportunidades

El programa Reincorpora se desarrolla desde el año 2013 en el Centro Penitenciario de Pamplona y desde entonces he podido ver cómo esta iniciativa ha ayudado a muchas personas privadas de libertad a rehacer su vida, de acuerdo a sus necesidades y a la situación personal de cada una de ellas. El programa está dirigido a internos que se encuentran en la fase final de su condena, de modo que este les allana el camino hacia el siguiente paso: normalizar su vida y volver a sentirse integrados en la sociedad.

El objetivo del programa financiado por la Fundación Bancaria ”la Caixa”, que se desarrolla en colaboración con el Ministerio de Interior a través de la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario para la Formación y Empleo, es facilitar itinerarios personalizados de inserción sociolaboral que contribuyen a la mejora de las competencias personales, transversales y profesionales de las personas, ofreciendo una intervención integral que tiene en cuenta todos los aspectos que han provocado el proceso de exclusión y el ingreso en prisión.

La intervención se puede iniciar en régimen ordinario en el programa Pre-Reincorpora, con aquellos participantes que van a ser progresados próximamente a un régimen de semilibertad. Con ellos se trabaja previamente el posicionamiento ante el empleo a través de la realización de acciones individuales y grupales, se profundiza en las barreras del interno y se trabajan diferentes habilidades sociales que tendrán que poner en práctica en un futuro para la consecución de un empleo.

Los itinerarios pueden incluir diferentes fases como el acompañamiento, la formación, las prácticas en empresas, la orientación laboral o los servicios a la comunidad entre otras y se ofrecen oportunidades laborales a través de la prospección con empresas y acompañamiento en la inserción laboral.

Solidaridad y apoyo en los servicios a la comunidad

Una de las fases por las que pueden pasar los usuarios del programa Reincorpora son los servicios a la comunidad, una acción solidaria y desinteresada a través de la cual aprenden y comparten conocimientos, habilidades, actitudes y valores. Mediante este tipo de iniciativas, se busca incentivar a la persona a participar en la vida pública, de forma que se alcanza la inserción personal y social, además de la inserción laboral.

Una parte fundamental de estos servicios a la comunidad son las relaciones que se establecen durante su desarrollo y la reflexión que hacen las personas a lo largo del mismo. Una experiencia única en la que aprenden a asumir responsabilidades, potenciar su empatía e interiorizar el sentimiento de que pueden hacer algo útil por los demás.

Cada año son muchos los organismos y asociaciones con los que colaboramos para que los participantes del programa Reincorpora puedan realizar estos servicios a la comunidad. Queremos hacer especial mención a la asociación Apoyo Mutuo-Elkarri Laguntza, ya que a lo largo de todo el año varios participantes del programa Reincorpora han realizado este tipo de iniciativas en esta asociación. Esta entidad es una agrupación horizontal de personas afectadas por la crisis, el desempleo y la necesidad de una vivienda que se han unido a través de acciones de voluntariado. De esta manera, pretenden sensibilizar a la sociedad frente a situaciones de pobreza y exclusión, y reivindicar, así, políticas públicas de calidad para procurar la inclusión social de las familias, especialmente de mujeres y niños.

Actualmente, esta asociación sin ánimo de lucro agrupa a 213 familias, formadas por 644 personas que reciben alimentos. Estas mismas familias son las que colaboran y organizan la recogida de alimentos y su posterior distribución. Aunque las responsabilidades suelen recaer en un equipo más pequeño, de unas 20 personas, casi un centenar de personas diferentes colaboran en un momento u otro en las tareas comunes.

La participación en este servicio a la comunidad ha permitido a los participantes Reincorpora apoyar y colaborar en las tareas comunes y formar parte de los diferentes equipos de trabajo que realizan el reparto de alimentos cuatro veces al mes.

Además, esta actividad ha sido una gran motivación para todos los participantes del programa, pues, al finalizar el servicio, todos han continuado colaborando con la asociación Apoyo Mutuo-Elkarri Laguntza de manera totalmente voluntaria. Esta iniciativa no solo les ha permitido la realización de tareas basadas en  la participación, la solidaridad y el apoyo mutuo, sino que también les ha hecho formar parte de un grupo. De esta manera, han podido compartir vivencias y experiencias con otras personas, y, como ellos mismos nos han transmitido, la sensación de apoyar, pero también de sentirse apoyados y animados para luchar por un futuro diferente.

Compartir:

linkedin